La guía definitiva para no desquiciarte con tus hijos todos los días

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Ya conoces el dicho “no existe un manual que enseñe cómo ser un buen padre”. Por el contrario esta es una construcción que se forja día tras día entre padres e hijos. Y aunque muy gratificante, también a menudo puede resultar desquiciante.

Presta atención a la guía definitiva para no desquiciarte con tus hijos todos los días.

  1. Ser tolerante no es fácil, pero es necesario

Claro que no podemos ser 100% tolerantes ya que a menudo como padres podemos perder los estribos. Esto es perfectamente normal y, con frecuencia, los niños necesitan que les indiquemos límites. No obstante, sugerimos que esto lo expreses con paciencia y en tono calmado.

Si acaso no puedes controlar tu ánimo, pide ayuda. Es importante que seamos claros en la transmisión de nuestro mensaje hacia ellos.

Una recomendación que creemos es de mucha ayuda para no desquiciarte con tus hijos es practicar algún tipo de deporte, relajación, meditación o ejercicio que sea de tu agrado justo en el momento en que tus niños están consiguiendo que tú pierdas la paciencia.

  1. Sentir frustración es completamente normal

Los niños son muy demandantes y esto genera mucha frustración y exigencias a los adultos. Sobre todo cuando son niños revoltosos y es difícil marcar límites.

Debes recordar que para ser un buen padre o madre, primero debes estar o sentirte de manera saludable psíquica y físicamente.

En estos casos toma un descanso de al menos 10 minutos. Lleva a tus niños a algún lugar donde ellos se puedan distraer y tú también consigas desligarte de la presión por ese tiempo. Esto te ayudará a evaluar cada situación de forma particular y poder responder consecuentemente con cada pedido de ellos.

  1. Habla con tus hijos

Como padres muchas veces solemos subestimar la capacidad de los niños. Es importante empezar a comprender que todo niño puede entender una situación determinada siempre y cuando se les hable en términos que ellos puedan procesar (realizando los filtros correspondientes según sea el caso). De este modo los niños aprenden que si se les niega algo, existe una razón para ello. Caso contrario el niño no comprenderá porqué razón actuamos de la forma que lo hacemos.

Explicarles a los niños los verdaderos motivos (por ejemplo: no puedo comprar el juego que deseas porque aún no dispongo del dinero) ayuda a que el niño comience a entender una realidad necesaria.

  1. Los golpes no resuelven las cosas

En caso que desees marcar un límite a tus hijos, no apoyamos la idea de que el castigo sea mediante la acción física. Por el contrario una prohibición de algo, una charla amorosa pero marcando los límites necesarios puede surtir muchos más efecto en la psiquis del niño.

  1. Pide ayuda profesional

No tiene nada de malo que a menudo no sepamos cómo enfrentar una determinada situación. Pide ayuda a otros padres o bien a algún profesional de la salud mental (psicólogo/a) para que te guíe en cuanto a cómo actuar con los niños en casos puntuales.

Nunca debes perder de vista que nuestra actitud como padres marca inexorablemente la psiquis de nuestros hijos. Por esta razón es fundamental que aprendamos a mantener la calma y no perder los estribos frente a ellos.

© 2016 La guía definitiva para no desquiciarte con tus hijos todos los días. Escuela de padres

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies