Rabietas, pataletas y malos modales

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Gritar, llorar, dar patadas, tirarse al suelo o patalear son las acciones más comunes y representativas de las pataletas y malos modales que se presentan como una reacción negativa ante una petición, un capricho o la contrariedad de sus deseos.

Esta actitud empieza a hacerse habitual alrededor de los dos años de edad y pueden no acrecentarse, sin embargo, si no es tratado adecuadamente, este comportamiento puede crecer y volverse un problema durante todo su crecimiento y convertirse en un grave problema de conducta.

Pataletas y malos modales ¿Por qué aparecen? 4 razones

  1. En primer lugar, debes entender que esta es una etapa por la que atraviesan los pequeños cuando están estableciendo su individualidad y su independencia.
  2. También se dan porque los niños van adquiriendo autonomía personal y quieren hacer entender ese mensaje.
  3. Es una forma muy sencilla para ellos expresar sus sentimientos de frustración ante las secciones con las que no están de acuerdo.
  4. Finalmente, no cuentan con la suficiente capacidad de autocontrol frente a sus propias emociones ni un lenguaje que les permita expresar exactamente lo que sienten.

Esta actitud puede perdurar en el tiempo si con ellas consigue atraer vuestra atención, si consigue que las decisiones sean cambiadas a su favor, si consigue liberarse de las obligaciones que le han sido impuestas y si finalmente logra salirse con la suya.

Entonces, se debe tener muy claro que el disgusto con las cosas puede ser aceptable, sin embargo las pataletas y malos modales no, pues están son conductas de manipulación, lo que se debe hacer, es enseñadles la forma adecuada de expresarse y canalizar la frustración.

Rabietas, pataletas y malos modales

Pataletas y malos modales: 8 estrategias para detenerlas

  1. En primer lugar debéis observar su comportamiento e identificar cuando y donde se dan las pataletas con una frecuencia mayor.
  2. Enseguida debéis mejorar las pautas educativas, para ello debéis ser coherente, incentivar las conductas positivas, enseñadles cómo deben comportarse dependiendo de las situaciones, establecer límites y normas, adoptar medidas en caso de incumplir las normas, ser constantes y estar de acurdo con la otra figura autoritaria.
  3. También debe mejorarse el ambiente familiar, para ello el pequeño debe tener una rutina diaria, debe tener metas personales claras y alcanzables, debe tener tiempo libre para el ocio, los padres deben dedicar tiempo a sus hijos y las situaciones de rivalidad entre hermanos deben ser manejadas eficientemente.
  4. Ayudar a pequeño a mejorar sus características personales como por ejemplo su tolerancia a la frustración, el aplazamiento de las recompensas, y estimular muy bien e desarrollo del lenguaje.
  5. Si tenéis identificadas las situaciones en las que aparecen las rabietas debéis evitarlas en la medida de lo posible.
  6. Si es imposible evitarlas entonces debéis intentar desviar su atención.
  7. Si la pataleta es inminente lo adecuado es ignorarla.
  8. Y finalmente, después de una rabieta lo que debéis hacer es retirarle beneficios como juguetes o salidas y además debéis dejarle claro que lo que ha hecho no está para nada bien y animarlos a cambiar esa actitud.

 

Foto : http://pixabay.com/es/beb%C3%A9-ni%C3%B1o-ni%C3%B1a-pucheros-rabieta-215867/

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies