Faltas de ortografía más comunes: cómo evitarlas y corregirlas

faltas de Ortografía

¿Te has preguntado alguna vez si escribes bien? ¿Te cuesta diferenciar entre palabras que suenan igual, pero se escriben diferente? ¿Te da vergüenza que te corrijan las faltas de ortografía? Si la respuesta es sí, no te preocupes, no eres el único.

Según un estudio de la Universidad de Alcalá, el 60% de los españoles no aprueba ortografía. Además, las faltas de ortografía no solo afectan a los estudiantes, sino también a los adultos, incluso a los universitarios y a los profesionales.

La ortografía es el conjunto de normas que regulan la forma correcta de escribir las palabras y los signos de puntuación en una lengua.

Escribir con buena ortografía es importante por varias razones:

  • Demuestra respeto por el idioma y por el lector.
  • Facilita la comprensión y la comunicación.
  • Mejora la expresión escrita y la capacidad de argumentar.
  • Refleja una buena formación y una imagen profesional.

Como dijo el psicólogo y pedagogo Jean Piaget: “La ortografía es de naturaleza esencialmente social; es una convención que debe ser respetada”. Por eso, en este artículo te vamos a mostrar las faltas de ortografía más comunes que se cometen en español y cómo evitarlas y corregirlas con algunos consejos prácticos. Así podrás mejorar tu ortografía y tu confianza al escribir.


¿Qué son las faltas de ortografía?

Antes de mostrarte las faltas de ortografía más comunes que se cometen en español, es importante que sepas qué son y por qué se producen. Así podrás entender mejor el problema y cómo solucionarlo.

Según el diccionario de la Real Academia Española (RAE), la ortografía es el conjunto de normas que regulan la forma correcta de escribir las palabras y los signos de puntuación en una lengua. Por tanto, una falta de ortografía es un error que muestra un modo incorrecto de poner una palabra por escrito o errores que no respetan las normas gramaticales.

Existen diferentes tipos de faltas de ortografía según el aspecto que afecten:

  • Cambio en las letras: consiste en usar una letra equivocada en lugar de la correcta, como brevaje en lugar de brebaje.
  • Unión y separación de palabras: consiste en juntar o separar palabras que deben ir al contrario, como abordo en lugar de a bordo.
  • Acentuación: consiste en omitir o poner de más una tilde o un acento gráfico en una palabra, como llevarselo en lugar de llevárselo.
  • Diéresis: consiste en omitir o poner de más una diéresis o dos puntos sobre la u, como cigueña en lugar de cigüeña.
  • Puntuación: consiste en omitir o poner de más un signo de puntuación, como el punto, la coma, el punto y coma, los dos puntos, los puntos suspensivos, el guion, la raya, los paréntesis, los corchetes, las llaves, las comillas, el asterisco o la cursiva.

Consecuencias de las faltas de ortografía

Las faltas de ortografía no son solo un problema estético o académico, sino que tienen consecuencias negativas para la comunicación y la imagen personal o profesional. Algunas de estas consecuencias son:

  • Dificultan la comprensión del mensaje y pueden provocar malentendidos o confusiones.
  • Restan credibilidad y autoridad al emisor y pueden generar desconfianza o rechazo en el receptor.
  • Reflejan una falta de cuidado y de respeto por el idioma y por el lector.
  • Revelan una baja formación y una escasa capacidad de expresión escrita y argumentativa.
  • Perjudican las oportunidades laborales y académicas al causar una mala impresión.

Por eso, es importante evitar y corregir las faltas de ortografía siempre que sea posible. En los siguientes apartados te mostraremos cómo hacerlo con algunos consejos prácticos.


¿Qué faltas de ortografía son más comunes en español?

Ahora que ya sabes qué son las faltas de ortografía y por qué es importante evitarlas, vamos a ver cuáles son las más comunes que se cometen en español. Para ello, vamos a clasificarlas según el aspecto que afecten: las letras, las tildes o los signos de puntuación. Además, te daremos algunas reglas y ejemplos para que puedas reconocerlas y corregirlas fácilmente.

Confusión entre palabras homófonas

Las palabras homófonas son aquellas que se pronuncian igual pero se escriben diferente y tienen distinto significado. Por ejemplo: vino (de venir) y vino (de beber). Estas palabras suelen causar muchas dudas y errores al escribir, ya que no podemos guiarnos por el sonido. Por eso, es importante conocer su significado y su uso en el contexto. Algunas de las confusiones más frecuentes entre palabras homófonas son:

  • Haber y a ver:
    • Haber es un verbo auxiliar o un sustantivo que significa ‘existir’ o ‘tener’.
    • A ver es una locución formada por la preposición a y el verbo ver, que indica ‘mirar’ o ‘observar’.
      • Ejemplos: Debe haber una solución. / Vamos a ver qué pasa.
  • Hecho y echo:
    • Hecho es el participio del verbo hacer o un sustantivo que significa ‘suceso’ o ‘realidad’.
    • Echo es la primera persona del singular del presente de indicativo del verbo echar, que significa ‘arrojar’ o ‘expulsar’.
      • Ejemplos: Ha hecho un buen trabajo. / Le echo sal a la comida.
  • Halla, haya y aya:
    • Halla es la tercera persona del singular del presente de indicativo del verbo hallar, que significa ‘encontrar’ o ‘descubrir’.
    • Haya es la primera o la tercera persona del singular del presente de subjuntivo del verbo haber o un sustantivo que significa ‘árbol’.
    • Aya es un sustantivo que significa ‘niñera’ o ‘criada’.
      • Ejemplos: No halla la solución. / Espero que haya llegado bien. / El aya cuidaba de los niños.
  • Yendo y llendo:
    • yendo es el gerundio del verbo ir, que significa ‘desplazarse’ o ‘marcharse’.
    • Llendo no existe en español, aunque se confunde con yendo por la pronunciación.
      • Ejemplos: Estoy yendo al cine. / *Estoy llendo al cine.

Uso incorrecto de la h

La h es una letra muda en español, es decir, que no tiene sonido propio. Por eso, muchas veces no sabemos si debemos escribir una palabra con h o sin ella.

Para evitar este problema, debemos aprender algunas reglas y excepciones:

  • Palabras que llevan h:
    • las palabras que empiezan por los diptongos ue, ui, ia, ie, io e iu llevan h (excepto uero, uir y sus derivados).
      • Ejemplos: hueso, huir, hiato.
    • Las palabras que empiezan por hum- seguido de vocal llevan h (excepto umbral y sus derivados).
      • Ejemplos: humano, humo, humilde.
    • Las palabras que empiezan por los prefijos hepta-, hecto-, hemi-, hiper-, hipo-, homo- y hetero- llevan h.
      • Ejemplos: heptágono, hectómetro, hemisferio.
    • Las formas de los verbos haber , hacer , hablar , hallar , hechar (que significa ‘dar heces’) y sus compuestos llevan h.
      • Ejemplos: ha , hizo , hablamos , hallaron , hecha .
    • Las interjecciones ah , eh , oh , uh llevan h .
      • Ejemplos: ¡Ah , qué pena! / ¡Eh , tú! / ¡Oh , qué sorpresa! / ¡Uh , qué miedo!
  • Palabras que no llevan h:
    • las palabras que empiezan por ue-, ui-, ia-, ie-, io- e iu- sin h .
      • Ejemplos: ueste , uir , iatrogénico .
    • Las palabras que empiezan por omni- sin h .
      • Ejemplos: omnisciente , omnipotente .
    • Las formas de los verbos ser , ir , asir , coser , toser y sus compuestos no llevan h .
      • Ejemplos: es , voy , asimos , cosieron , tose .
    • Las interjecciones a , e , o , u no llevan h .
      • Ejemplos: ¡A ver! / ¡E lindo! / ¡O sea! / ¡U lá lá!

Intercambio de b y v

La b y la v se pronuncian igual en español, por lo que muchas veces no sabemos cuál usar al escribir. Para evitar este error, debemos aprender algunas reglas y excepciones:

  • Reglas generales:
    • se escribe b después de m y antes de r o l . Ejemplos: tambor , abril .
    • Se escribe b en los verbos terminados en -bir y sus formas (excepto hervir , servir y vivir y sus compuestos). Ejemplos: escribir , subió .
    • Se escribe b en los verbos deber , beber , caber , haber y saber y sus formas. Ejemplos: debe , bebió , cabe , ha , sabe .
    • Se escribe b en las palabras que empiezan por bibl- o por bu-, bur- o bus- . Ejemplos: biblioteca , bueno , burro , buscar .
    • Se escribe b en las palabras que terminan en -bundo, -bunda o -bilidad (excepto movilidad y civilidad ). Ejemplos: tremebundo , moribunda , habilidad .
    • Se escribe v en los tiempos de los verbos estar , andar y tener y sus compuestos que contienen el sonido /b/ . Ejemplos: estuve , anduvimos , tuvieron .
    • Se escribe v en las palabras que empiezan por vice- , villa- o villar- . Ejemplos: vicepresidente , Villanueva , Villarreal .
    • Se escribe v en las palabras que terminan en -viro, -vira, -ívoro e -ívora (excepto víbora ). Ejemplos: Elvira , carnívoro , herbívora .
  • Excepciones y casos especiales:
    • Hay algunas palabras que se escriben con b o con v según su significado. Por ejemplo: baca (del coche) / vaca (animal); tubo (cilindro) / tuvo (de tener); sabia (prudente) / savia (de las plantas).
    • También hay algunas palabras que se escriben con b o con v según su origen. Por ejemplo: batería (de origen latino) / vatios (de origen inglés); belga (de origen latino) / vulgo (de origen griego).
    • Además, hay algunas palabras que admiten las dos grafías, aunque se prefiera una de ellas. Por ejemplo: obsoleto / obsoleto; cable / cable; rebelde / rebelde.

Mal uso de la g y la j

La g y la j también se pronuncian igual en algunos casos, lo que puede generar dudas al escribir. Para evitar este problema, debemos aprender algunas reglas y excepciones:

  • Reglas generales:
    • Se escribe g delante de a, o, u. Ejemplos: gato, gorra, gusto.
    • Se escribe g delante de e, i con u intercalada. Ejemplos: guerra, guitarra.
    • Se escribe g en los verbos terminados en -ger, -gir (excepto tejer y crujir). Ejemplos: coger, fingir.
    • Se escribe g en las palabras que empiezan por geo-. Ejemplos: geografía, geometría.
    • Se escribe j delante de e, i. Ejemplos: juego, jirafa.
    • Se escribe j en los verbos terminados en -jear y sus formas. Ejemplos: cojear, cojea.
    • Se escribe j en las palabras que empiezan por aje-, eje-. Ejemplos: ajedrez, ejercicio.
  • Excepciones y casos especiales:
    • Hay algunas palabras que se escriben con g o con j según su significado. Por ejemplo: coger (tomar) / cojer (errar); largo (extenso) / larjo (de lamer).
    • También hay algunas palabras que se escriben con g o con j según su origen. Por ejemplo: gesto (de origen latino) / jesto (de origen árabe); geranio (de origen griego) / jerga (de origen francés).
    • Además, hay algunas palabras que admiten las dos grafías, aunque se prefiera una de ellas. Por ejemplo: girafa / jirafa; sarjento / sargento; pegamento / pejamento.

Olvido o exceso de tildes

Las tildes o acentos gráficos son signos que se colocan sobre algunas vocales para indicar la sílaba tónica o el significado de una palabra. Muchas veces se olvidan o se ponen de más, lo que puede causar confusión o ambigüedad.

Para evitar este error, debemos aprender algunas reglas y excepciones:

  • Reglas generales:
    • Se acentúan las palabras agudas que terminan en vocal, n o s. Ejemplos: café, canción, francés.
    • Se acentúan las palabras llanas que no terminan en vocal, n o s. Ejemplos: árbol, césped, lápiz.
    • Se acentúan todas las palabras esdrújulas y sobresdrújulas. Ejemplos: música, rápido, cómpramelo.
    • Se acentúan las palabras que pueden tener más de un significado según la sílaba tónica. Ejemplos: práctico (adjetivo) / practico (verbo); límite (sustantivo) / limite (verbo); sólo (adverbio) / solo (adjetivo).
  • Excepciones y casos especiales:
    • Hay algunas palabras que no siguen las reglas anteriores y se acentúan por otras razones.
      • Los pronombres demostrativos este, ese y aquel se acentúan cuando funcionan como pronombres y no como determinantes. Ejemplos: Éste es mi libro. / Este libro es mío.
      • Los adverbios terminados en -mente se acentúan si el adjetivo del que derivan también lo hace. Ejemplos: fácilmente, rápidamente, fríamente.
      • Las formas verbales con pronombres enclíticos se acentúan siguiendo las mismas reglas que si no los llevaran. Ejemplos: cantó / cantóse; comía / comíase; díselo / dímelo.

Uso inadecuado de los signos de puntuación

Los signos de puntuación son símbolos que se usan para marcar pausas, entonaciones o relaciones entre las partes de un texto. Muchas veces se omiten o se abusan de ellos, lo que puede dificultar la lectura o cambiar el sentido del mensaje.

Para evitar este problema, debemos aprender algunas reglas y excepciones:

  • El punto: se usa para indicar el final de una oración o un párrafo.
    • Hay tres tipos de punto: el punto y seguido, que separa oraciones dentro de un mismo párrafo; el punto y aparte, que separa párrafos dentro de un mismo texto; y el punto y final, que cierra un texto completo.
      • Ejemplos: Me gusta leer. Es uno de mis pasatiempos favoritos. / Me gusta leer. / Es uno de mis pasatiempos favoritos. / Me gusta leer. Es uno de mis pasatiempos favoritos.
  • La coma: se usa para indicar una pausa breve dentro de una oración o para separar elementos de una enumeración.
    • Hay varios casos en los que se usa la coma: para separar el vocativo del resto de la oración; para separar el sujeto del predicado cuando el primero es muy largo o va pospuesto; para separar los elementos coordinados de una enumeración (excepto el último, que va precedido por una conjunción); para separar las oraciones subordinadas adverbiales, adjetivas explicativas o sustantivas introducidas por que del resto de la oración principal; para separar las oraciones yuxtapuestas; para indicar la omisión de un verbo; para encerrar incisos o aclaraciones; para evitar ambigüedades.
      • Ejemplos: Juan, ven aquí. / Ayer compré pan, leche, huevos y queso. / Llegó tarde al examen, porque se le olvidó el reloj. / Estaba cansado, así que se fue a dormir.
  • El punto y coma: se usa para indicar una pausa mayor que la coma pero menor que el punto.
    • Hay varios casos en los que se usa el punto y coma: para separar los elementos coordinados de una enumeración cuando estos son complejos o ya contienen comas; para separar las oraciones yuxtapuestas cuando tienen cierta longitud o complejidad; para separar las oraciones subordinadas adverbiales, adjetivas explicativas o sustantivas introducidas por que del resto de la oración principal cuando estas son largas o complejas; para separar los elementos de una fórmula matemática, química o lógica.
      • Ejemplos: En el armario había camisas de varios colores: azul, verde y rojo; pantalones de pana, vaqueros y de vestir; y algunos jerseys y chaquetas. / Llegó tarde; sin embargo, no se disculpó. / Le dije que no fuera; pero no me hizo caso. / a + b = c; x – y = z; p ∨ q = r.
  • Los dos puntos: se usan para indicar que lo que sigue es una explicación, una cita, una enumeración o una consecuencia de lo anterior.
    • Hay varios casos en los que se usan los dos puntos: para introducir una cita textual; para introducir una enumeración; para introducir una explicación o una aclaración; para introducir una consecuencia o una conclusión.
      • Ejemplos: Como dijo Cervantes: “El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”. / Los ingredientes son los siguientes: harina, huevos, leche y azúcar. / Hay una cosa que debes saber: no te quiero. / Estudió mucho: por eso aprobó el examen.
  • Los puntos suspensivos: se usan para indicar que algo queda sin decir, ya sea por duda, por temor, por ironía o por cualquier otro motivo.
    • Hay varios casos en los que se usan los puntos suspensivos: para dejar en suspenso una frase o un pensamiento; para indicar una interrupción o un silencio; para expresar vacilación, titubeo o inseguridad; para sugerir una continuación posible o una elipsis; para dar a entender un tono irónico, sarcástico o humorístico.
      • Ejemplos: No sé qué decirte… / Estaba a punto de confesar cuando… / ¿Y si me equivoco…? / Lo que pasó después ya te lo imaginas… / Qué bien te ha quedado el dibujo…
  • El guion y la raya: se usan para indicar el cambio de interlocutor en un diálogo o para encerrar incisos o aclaraciones.
    • El guion es más corto que la raya y se escribe pegado a las palabras que lo acompañan. La raya es más larga que el guion y se escribe separada de las palabras que la acompañan. Hay varios casos en los que se usan el guion y la raya: para indicar el cambio de interlocutor en un diálogo (se puede usar indistintamente el guion o la raya); para encerrar incisos o aclaraciones (se usa la raya); para unir palabras compuestas o prefijos a palabras (se usa el guion).
      • Ejemplos: -¿Qué quieres hacer hoy? -No lo sé, ¿tú qué propones? / —¿Qué quieres hacer hoy? —No lo sé, ¿tú qué propones? / Mi abuelo —que en paz descanse— era muy sabio. / Un ex presidente / Un socio-económico
  • Los paréntesis, los corchetes y las llaves: se usan para encerrar información complementaria o accesoria que no forma parte del texto principal.
    • Los paréntesis son los más comunes y se escriben pegados a las palabras que los acompañan. Los corchetes son menos frecuentes y se usan dentro de los paréntesis o para indicar omisiones o interpolaciones en citas textuales. Las llaves son las menos usadas y se emplean en textos matemáticos, lógicos o informáticos.
      • Ejemplos: Mi hermano (el mayor) vive en Madrid. / Me dijo que vendría mañana [sic]. / {a + b}² = a² + 2ab + b²
  • Las comillas, el asterisco y la cursiva: se usan para resaltar alguna palabra o expresión dentro del texto.
    • Las comillas son signos dobles o simples que se colocan al principio y al final de la palabra o expresión que se quiere destacar. El asterisco es un signo en forma de estrella que se coloca al final de la palabra o expresión que se quiere destacar y remite a una nota al pie o al margen. La cursiva es un tipo de letra inclinada que se usa para resaltar la palabra o expresión que se quiere destacar. Hay varios casos en los que se usan las comillas, el asterisco y la cursiva: para indicar el título de una obra, un artículo, un capítulo o una canción (se puede usar indistintamente las comillas o la cursiva); para indicar una cita textual o una reproducción literal de lo dicho por alguien (se usan las comillas); para indicar una palabra o expresión extranjera, vulgar, irónica, inventada o con un sentido especial (se puede usar indistintamente las comillas o la cursiva); para indicar una aclaración, una referencia o una fuente (se usa el asterisco).
      • Ejemplos: Me gusta la novela “Cien años de soledad” / Me gusta la novela Cien años de soledad. / Dijo: “No volveré a verte”. / Es un “snob” / Es un snob. / Te quiero* / *Mucho.

¿Cómo evitar y corregir las faltas de ortografía?

Ya hemos visto cuáles son las faltas de ortografía más comunes que se cometen en español y cómo reconocerlas. Pero, ¿Cómo podemos evitarlas y corregirlas? A continuación, te damos algunos consejos prácticos que te ayudarán a mejorar tu ortografía y tu expresión escrita.

  1. Leer mucho y con atención: La lectura es una de las mejores formas de adquirir un buen hábito ortográfico. Al leer, nos familiarizamos con las palabras, las reglas y los signos de puntuación. Además, ampliamos nuestro vocabulario, nuestra cultura y nuestro pensamiento crítico. Pero no basta con leer cualquier cosa o leer de forma superficial. Es importante leer textos de calidad, bien escritos y revisados, y leer con atención, fijándonos en los detalles y en el sentido del texto.
  2. Consultar el diccionario y otras fuentes de referencia: El diccionario es una herramienta imprescindible para resolver cualquier duda ortográfica o de significado. Si no sabemos cómo se escribe una palabra, si lleva tilde o no, si es homófona o no, podemos consultar el diccionario y salir de dudas. También podemos consultar otras fuentes de referencia, como la gramática, la ortografía o el manual de estilo de la RAE, o páginas web especializadas, como la FundéuRAE o la Wikilengua.
  3. Repasar las reglas de ortografía básicas: Aunque no lo parezca, la ortografía tiene su lógica y sus normas. No se trata solo de memorizar palabras o excepciones, sino de entender el porqué de cada regla y aplicarla correctamente. Por eso, es conveniente repasar las reglas de ortografía básicas que hemos visto en este artículo y en otros recursos didácticos. Así podremos recordarlas y usarlas cuando las necesitemos.
  4. Practicar la escritura con ejercicios y dictados: La práctica hace al maestro, dice el refrán. Y en el caso de la ortografía, no podía ser menos. Para mejorar nuestra escritura, debemos practicarla con frecuencia y con variedad. Podemos hacer ejercicios de ortografía online o en papel, escribir textos sobre temas que nos interesen o nos motiven, hacer dictados o transcribir textos que nos gusten. Lo importante es escribir con cuidado, sin prisas y sin copiar.
  5. Revisar los textos antes de enviarlos o publicarlos: Un paso fundamental para evitar y corregir las faltas de ortografía es revisar los textos antes de enviarlos o publicarlos. No basta con escribir y confiar en que todo está bien. Debemos leer lo que hemos escrito con atención, detectar los posibles errores y corregirlos. Para ello, podemos usar algunas técnicas de revisión, como leer en voz alta, cambiar el formato del texto o dejar pasar un tiempo entre la escritura y la revisión.
  6. Usar un corrector de ortografía online o profesional: Aunque la revisión manual es imprescindible, también podemos apoyarnos en un corrector de ortografía online o profesional para asegurarnos de que nuestro texto está libre de errores. Un corrector de ortografía es un programa informático que analiza el texto y señala las posibles faltas de ortografía o gramática. Hay muchos correctores gratuitos disponibles en internet, como el corrector integrado en Word o Google Docs, o el corrector online Stilus. También hay correctores profesionales que ofrecen un servicio más completo y personalizado, como el corrector profesional Idunn.

Conclusión

En este artículo hemos visto qué son las faltas de ortografía, cuáles son las más comunes que se cometen en español y cómo evitarlas y corregirlas. Hemos aprendido algunas reglas y ejemplos de uso de las letras, las tildes y los signos de puntuación, así como algunos consejos prácticos para mejorar nuestra ortografía y nuestra expresión escrita. Esperamos que este artículo te haya sido útil y que te animes a poner en práctica lo que has aprendido.

Recuerda que la ortografía es una habilidad que se puede desarrollar con el estudio, la lectura, la escritura y la revisión. Y que una buena ortografía es una muestra de respeto por el idioma, por el lector y por uno mismo. ¡Gracias por leernos!


© 2023 ▷ Escuela en la Nube ➡➤  [ Faltas de ortografía más comunes: cómo evitarlas y corregirlas ] Recursos para el aula ✏️ Ángel Sánchez Fuentes | 👨‍🎓Docente y creador de blogs educativos @escuelaenlanube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.