Motivación intrínseca: el secreto para el aprendizaje significativo de los niños

motivación intrínseca en niños

La motivación intrínseca es el tipo de motivación que surge de la propia persona, sin depender de recompensas o castigos externos. Es la motivación que nace del interés, la curiosidad, el reto y la satisfacción de aprender algo nuevo o mejorar una habilidad. La motivación intrínseca es fundamental para el desarrollo cognitivo y emocional de los niños, ya que les ayuda a adquirir conocimientos, a desarrollar su creatividad, a aumentar su autoestima y a disfrutar del proceso de aprendizaje.

Sin embargo, no todos los niños tienen el mismo nivel de motivación intrínseca, ni se sienten motivados por las mismas actividades o tareas. Algunos factores que pueden influir en la motivación intrínseca de los niños son el entorno familiar, el clima escolar, el tipo de interacción con los adultos y los iguales, el nivel de dificultad y variedad de las tareas, el reconocimiento y el feedback positivo, la autonomía y la elección, la diversión y la creatividad, y el valor del proceso más que del resultado.

Por eso, en este artículo vamos a analizar cómo fomentar la motivación intrínseca en los niños, qué estrategias se pueden utilizar para potenciarla y qué beneficios se pueden obtener de ella. Si quieres saber más sobre este tema tan importante para el aprendizaje significativo de los niños, te invitamos a seguir leyendo. 📚


¿Qué es la motivación intrínseca y por qué es importante para los niños?

La motivación intrínseca es el tipo de motivación que surge de la propia persona, sin depender de recompensas o castigos externos. Es la motivación que nace del interés, la curiosidad, el reto y la satisfacción de aprender algo nuevo o mejorar una habilidad. La motivación intrínseca se basa en el placer y el disfrute que se obtiene de realizar una actividad, sin importar el resultado o la opinión de los demás.

La motivación intrínseca es muy importante para los niños, ya que les ayuda a:

  • Adquirir conocimientos y habilidades de forma más eficaz y profunda, al estar más atentos y concentrados en lo que hacen.
  • Desarrollar su creatividad y su pensamiento crítico, al buscar soluciones originales y alternativas a los problemas que se les plantean.
  • Aumentar su autoestima y su confianza en sí mismos, al sentirse capaces de superar los desafíos y alcanzar sus metas.
  • Disfrutar del proceso de aprendizaje, al encontrar sentido y diversión en lo que aprenden. 🎉

¿Qué diferencia hay entre la motivación intrínseca y la extrínseca en los niños?

La motivación extrínseca es el tipo de motivación que surge de factores externos a la persona, como las recompensas o los castigos. Es la motivación que se basa en el cumplimiento de expectativas o normas impuestas por otros, como los padres, los profesores o la sociedad. La motivación extrínseca se orienta al resultado o al reconocimiento que se obtiene de realizar una actividad, sin importar el placer o el interés que se tenga por ella.

La diferencia entre la motivación intrínseca y la extrínseca en los niños es que:

  • La motivación intrínseca es más duradera y estable, ya que depende de factores internos que no cambian con facilidad. La motivación extrínseca es más temporal y variable, ya que depende de factores externos que pueden cambiar o desaparecer con el tiempo.
  • La motivación intrínseca es más autónoma y personal, ya que refleja los intereses y las preferencias propias de cada niño. La motivación extrínseca es más heterónoma e impersonal, ya que refleja los intereses y las preferencias de otras personas o grupos.
  • La motivación intrínseca es más positiva y saludable, ya que genera bienestar y satisfacción personal. La motivación extrínseca es más negativa y perjudicial, ya que genera estrés y ansiedad.

¿Qué beneficios tiene la motivación intrínseca para el desarrollo cognitivo y emocional de los niños?

La motivación intrínseca tiene muchos beneficios para el desarrollo cognitivo y emocional de los niños, entre los que se pueden destacar:

  • Mejora el rendimiento académico, al favorecer la comprensión, la memoria, la atención y la resolución de problemas.
  • Fomenta el aprendizaje significativo, al conectar lo que se aprende con lo que se sabe, se siente y se vive.
  • Estimula la curiosidad intelectual, al despertar el interés por conocer más sobre el mundo y sus fenómenos.
  • Potencia la creatividad y la innovación, al impulsar la generación de ideas nuevas y originales.
  • Refuerza la autoestima y la autoeficacia, al aumentar el sentimiento de competencia y capacidad personal.
  • Promueve la autonomía y la responsabilidad, al desarrollar la capacidad de tomar decisiones propias y asumir las consecuencias.
  • Incrementa la satisfacción y el bienestar personal, al proporcionar placer y disfrute por lo que se hace. 😊

motivación intrínseca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.