Paso a Secundaria. Consejos para afrontarlo

Paso a Secundaria

HAY QUE TENER EN CUENTA

Este folleto está destinado a las familias de hijos que terminan la Educación Primaria y que pasan a la Educación Secundaria Obligatoria, bien en Institutos Públicos o en Colegios Privados, concertados o no.

  • El paso de Primaria a la ESO tiene una serie de peculiaridades:
    • Van a tener más asignaturas.
    • Tendrán más horas de clase.
    • Tendrán un mayor número de profesores.
    • Van a convivir en un mismo centro con chicos y chicas mucho más mayores que ellos, de 18, 19 o más años.
  • Para muchos chicos el inicio de la etapa supone un período de estrés y ansiedad. Diferentes historias y leyendas sobre el instituto (casi siempre fruto de la imaginación) preocupan antes de comenzar.
  • En otros casos les agobia simplemente lo novedoso y desconocido.
  • Estadísticamente está demostrado que el alumnado que llevaba con éxito los estudios en Primaria, continúa haciéndolo en Educación Secundaria.

DIEZ CONSEJOS PARA LAS FAMILIAS

1.- Elaborar un horario de estudio

  • Una vez que comience el curso, ayude a su hijo o hija a que elabore un horario de dedicación a los estudios.
  • Aunque se pueden contemplar momentos de ocio y descanso, sin embargo, a lo largo de la semana esta tendrá que ser la actividad principal.
  • No solo se trata de realizar deberes escolares, también tendrá que dedicar tiempo a realizar repasos, preparar resúmenes o adelantar trabajo.
  • La dedicación diaria y tranquila a los estudios es la mejor medida para prevenir otro tipo de dificultades. La misión de la familia es supervisar esta dedicación y garantizar las condiciones adecuadas.

2. Hablar sobre los estudios

  • Mantenga comunicación con su hijo o hija sobre los estudios y la vida del instituto.
  • Mejor que hacer un interrogatorio, esté disponible para que su hijo le cuente o planteé preguntas abiertas.
  • Escuche sin juzgar. Preguntas del tipo “¿Y tú que piensas de eso?” “¿Qué vas a hacer tú?” pueden ayudar.

3. Mantener contacto con el Instituto

  • Los padres deben estar informados de la marcha de su hijo o hija y no esperar a los resultados de las evaluaciones.
  • Mantenga una entrevista a lo largo de cada trimestre con el tutor o tutora y acuda siempre que les llame. Adopte las medidas que le aconsejen si fuera necesario.
  • No se muestre a la defensiva ni encubra a su hijo cuando le llamen desde el instituto. La colaboración entre la familia y el IES es indispensable en estas edades: si rompe relaciones con sus educadores, habrá perdido un importante aliado en la educación de su hijo o hija.

4. Desconfiar de mensajes poco creíbles

  • A veces los chicos dan a los padres mensajes como “no tengo nada que estudiar”, “no hay exámenes” o “todos los compañeros hacen lo mismo”.
  • No se deje engañar y contraste la información.

5. Controlar el tiempo de dedicación a Internet

  • En estas edades puede aumentar significativamente la dedicación a Internet, sobre todo a las redes sociales.
  • Desde el principio, marque unos horarios, unas normas estrictas sobre su uso y supervise su uso
  • Los abusos en este aspecto, suelen ser el principio de un fracaso en los estudios.

6. Establecer contratos

  • En algunos casos, es necesario que la familia negocie con su hijo y establezca una especie de contratos.
  • En estos casos, el hijo o la hija podrá disfrutar de una serie de privilegios si cumple el horario de estudio y obtiene resultados adecuados.
  • Para ello se puede utilizar el uso del ordenador, el teléfono móvil, la “paga” de fin de semana, entre otros.

7. Estar informado de su círculo de amigos

  • A partir de estas edades el círculo de amigos tiene una gran influencia sobre el adolescente.
  • El paso a Secundaria es un momento donde se establecen nuevas relaciones.
  • Manténgase informado y vigilante sobre sus amistades: no siempre son una influencia positiva.

8. Acuerdo entre la pareja

  • El manejo de un hijo o hija adolescente es especialmente complicado para todos las familias.
  • Que la pareja se mantenga unida, hable sobre el tema y adopte las medidas necesarias de mutuo acuerdo es clave para afrontar la educación en esta etapa.
  • Encubrir al hijo frente a la pareja, romper acuerdos o simplemente desentenderse es una forma inadecuada de afrontar esta etapa.

9. Elogiar y animar a su hijo o hija

  • Desgraciadamente los chicos que tienen una dedicación a los estudios adecuada durante la Secundaria reciben pocos refuerzos y estímulos positivos, al contrario, suelen encontrarse con más problemas y obstáculos que el resto, por cumplir con su deber.
  • El apoyo de la familia, las palabras de ánimo, aliento y refuerzo serán fundamentales.

10. Estar atento a los cambios

  • Por último, al comienzo de la etapa y durante la misma, es conveniente estar atentos a posibles cambios de humor y de conducta en su hijo o hija.
  • Cambios bruscos como mal genio, excesivo nerviosismo, cambios bruscos en sus costumbres, pueden ser una señal de alerta.
  • En estos casos, no deje pasar mucho tiempo. Aborde el tema en primer lugar con su hijo o hija. Si esto no fuera efectivo infórmese a través de los profesores del centro.
  • Si hubiera problemas pida ayuda a otros especialistas, como el orientador u orientadora del instituto.

Por Jesús Jarque

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.