¿Y si se adelanta la pubertad en nuestras niñas?

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

SONY DSCLas estadísticas nos cuentan que la pubertad se adelanta en las niñas, en la actualidad los primeros signos pueden aparecer alrededor de los ocho años, y los expertos indican que es importante controlar los síntomas de la pubertad precoz, para evitar problemas futuros.

Durante este periodo del crecimiento, el cuerpo del niño cambia para convertirse en adulto, y empieza cuando aparecen los caracteres sexuales secundarios. Son los cambios en los pechos de las chicas, o en los genitales en ambos sexos. Antes empieza a aparecer vello genital y otras partes del cuerpo.

La pubertad es considerada como la fase final del crecimiento del niño, de manera que a su finalización, y aunque aún sean adolescentes, chicas y chicos ya tienen casi cuerpos de mayor.

Pero volvamos al principio, como ya hemos dicho en las chicas se observa cómo estos cambios empiezan antes, Aunque el promedio de la aparición de la pubertad se puede situar alrededor de los 12,7 años. En los chicos el inicio de los cambios se produce más tarde.

Indicios de la pubertad en las chicas

Nos llamará la atención la aparición del botón mamario, y en el momento que lo reconozcamos, sabremos que nuestra niña ha iniciado el camino de la pubertad. Se trata de una ligera elevación de la mama y el pezón en forma de montículo, que va acompañada por mayor sensibilidad en la zona.

Pueden pasar 2,5 años de media hasta la primera menstruación

Cuando la pubertad llega antes y en la mayoría de los casos, los síntomas no son preocupantes, aunque pueden requerir de tratamiento. Será el especialista (un endocrinólogo pediátrico) el que indique si la niña afectada deberá seguir o no tratamiento.

¿Cómo actuar si la pubertad ha llegado antes?

Se pueden dar dos situaciones:

  • Central, se da en el 90 % de los casos y empieza con un desarrollo mamario muy acelerado acompañado a veces de vello púbico.
  • Periférica: aunque es minoritaria, los signos son muy aparatosos porque el desarrollo mamario va acompañado de sangrado vaginal frecuente, con lo que se debe vigilar el riesgo de aparición de anemia.

Como hemos indicado, se debe consultar al pediatra, quien probablemente derive a un especialista, quien indicará las actuaciones a desarrollar. El tratamiento puede consistir en fármacos u otras herramientas, dependiendo de la gravedad.

Trastornos asociados a la precocidad

Algunas niñas pueden presentar pubarquía precoz. Consiste en la aparición de vello en el pubis y en los labios mayores, poco después de los cinco años, que puede ir acompañada de la aparición de vello axilar. Precisa de seguimiento médico, especialmente si la niña presentó bajo peso al nacer, ya que se ha observado que puede ir acompañada de otros trastornos en la adolescencia, como por ejemplo el síndrome de ovario poliquístico. El seguimiento médico debe mantenerse hasta tres años después del fin de la pubertad.

Otro trastorno de este tipo es la telarquía precoz, un crecimiento de los pechos antes de lo normal. Se da incluso antes que los anteriores, durante los dos primeros años de vida, aunque sin embargo muy pocos casos precisan de tratamiento. La mama no llega a desarrollarse del todo, ni el pezón adquiere la correspondiente pigmentación.

¿Por qué está empezando antes la pubertad?

Entre las principales razones de este adelanto se encuentran el sobrepeso, la obesidad y la presencia de ciertas sustancias tóxicas en el ambiente que pueden desencadenar esta enfermedad en los menores.

También se puede deber a consecuencia de tumores o crecimientos de los ovarios, las glándulas adrenales, la glándula pituitaria o el cerebro. Otras causas pueden ser anomalías del sistema nervioso central, antecedentes familiares de la enfermedad o ciertos síndromes genéticos poco comunes. En muchos casos, no se puede determinar la causa del trastorno.

Para prevenir el adelanto puberal, se aconseja controlar la alimentación para que sea «lo más natural posible» y se aconseja que padres y profesionales «estén pendientes» de los cambios que se producen en sus hijos, ya que la pubertad precoz ‘es un problema que hay que tratar’ y cuanto antes se detecte, mayores beneficios tendrá para los niños a largo plazo.

Vía | FAROS y http://www.pequesymas.com

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies