Pautas para tener paciencia con nuestros hijos

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Tener paciencia con nuestros hijos

Tómate un poco de tiempo para pensar en el propósito de ser paciente. La paciencia nos da tiempo para reflexionar, detenerse un poco, pensar sobre el mundo y lo que hacemos.

Es una manera de disfrutar nuestras experiencias, en lugar de mantenerse corriendo contra el tiempo para cumplir innumerables tareas en diferentes plazos. La paciencia nos permite disfrutar el proceso de la vida. También le permite a los otros aceptarnos en sus vidas a través de una relación de comunicación y respeto. Una vez que aceptamos la importancia de la paciencia en nuestras vidas, se hace más fácil tener paciencia con los demás. A través del respeto al ritmo personal y de los demás, la paciencia nos ofrece la oportunidad de darnos a nosotros mismos, en lugar de estar esperando a que los demás cumplan nuestras expectativas.
Papa con niños
Pregúntale al niño qué quiere tener, hacer o ser. Controla el impulso de hacer todas las cosas a tu manera. Incluso un niño muy pequeño puede manifestar lo que le gusta y lo que le disgusta. Es importante permitirles expresarse en el momento indicado. Cuando estés indagando los gustos de los niños, asegúrate de mostrar que has escuchado la respuesta; repite o parafrasea la respuesta del niño para confirmar que hayas entendido bien.

Muestra buena disposición e interés por los niños. En la medida de lo posible, trata de complacerlos. No se trata de ser esclavo de los deseos de los niños. Se trata de respetar sus necesidades y requerimientos, dentro del contexto de cada situación. Ayuda al niño a conocer la diferencia entre solicitar algo y exigirlo, así como las implicaciones de esta diferencia. También es importante ayudarles a entender la importancia de las gratificaciones a largo plazo, enseñarles que cuando dices que no, no siempre quiere decir que nunca recibirán lo que han solicitado; puede tratarse simplemente de esperar un poco antes de lograrlo. Ayudarles a entender esta perspectiva del tiempo es mucho más considerado con ellos, que simplemente decir que no, sin dar explicaciones.

Recuerda que los niños son humanos también. Recuerda que tienen sentimientos, preferencias, comidas favoritas, colores, etc. Ten esto en cuenta en la medida de lo posible.

Elige muy bien tus batallas. Muchas de las elecciones no son asunto de vida o muerte. Dale al niño la libertad suficiente para aprender por sí mismo de manera segura. Los errores son parte del proceso de aprendizaje.

Se amable con tus niños y ellos aprenderán a comportarse contigo y los demás con amabilidad gracias a tu ejemplo. Tu ejemplo les servirá de por vida. También aprenderán a tomar decisiones inteligentes al permitirles tomar decisiones por sí mismos. Así mismo, ellos serán amables con sus propios hijos y les enseñaran también a tomar decisiones inteligentes.

Escuela para padres

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies