9 alternativas para educar sin gritos

Educar sin gritos: “Gritar es mucho más sencillo que dialogar, es por ello que recurrimos frecuentemente a este recurso, el cual a la larga se convertirá en un hábito difícil de erradicar. Solamente son excusables, cuando de forma instintiva las utilizamos ante una amenaza o peligro en el que nos vemos envueltos o bien puede afectarles a nuestros hijos.

Leer más

Evitar los gritos ayuda a mejorar las relaciones familiares y favorece un desarrollo más saludable en los niños

Gritar no nos ayuda a desahogarnos (aunque así lo creamos), tampoco es útil para que los niños presten más atención,

Leer más