¿Si se porta bien, se le debe quitar el castigo?

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Muchos padres aseguran que si se porta bien, se le debe quitar el castigo, ¿pero debe ser así?

Cuando se le va a castigas a un niño por algo que hice mal se deben hacer castigos puntuales, si los castigos se utilizan de forma sistemática estos dejan de tener un efecto bueno. Los castigos deben imponerse con inmediatez y deben ser proporcionales a la conducta, justos realizables y coherentes.

Entonces, aquellos padres que aseguran que si se porta bien, se le debe quitar el castigo, deben saber que levantar el castigo es un gran error, puede hacerse o negociarse en casos muy excepcionales donde el comportamiento del niño lo justifique, pero no debe ser algo constante.

Lo que se le enseña al niño cuando se le levanta el castigo, es que da igual cuando se está bravo, que no importa lo grave que sea la falta que cometa porque si se porta un poco bien podría seguir con su vida sin consecuencias graves.

 castigo, portarse bien, disciplina niños

No siempre si se porta bien, se le debe quitar el castigo. 4 cosas que debes tener en cuenta

Hay varias cosas que deben ser tenidas en cuenta a la hora de colocar y de levantar un castigo, estas cosas son:

  1. La finalidad del castigo: El castigo siempre debe ser la forma de corregir una conducta y ayudar a una persona a mejorar, entonces, el castigo debe ser consecuente y coherente con la conducta que se realizó, debe enfocarse en corregir puntualmente eso.
  1. Serenidad: En la gran mayoría de los casos, cuando los padres imponen un castigo, estos no están serenos, y se transmite al niño de lo que se le va a privar acompañado de gritos. Además la gran mayoría de veces ni siquiera se pone fecha final al castigo, lo cual está muy mal. El niño siempre necesita enterarse del porqué de ese castigo, y saber que se ha colocado debido a su comportamiento.
  1. No se deben poner etiquetas: Aunque son momentos de rabia y tensión, las palabras que se le van a decir al niño deben pensarse muy bien, por ejemplo, si ha tenido una pelea en el colegio, no le puedes decir “eres un Pelión” en lugar de eso explícale que la conducta estuvo muy mal y que no debe hacerlo de nuevo, pues las etiquetas pueden hacer que se sienta muy mal y tomarse muy a pecho su significado.
  1. Dar oportunidades: Después de un comportamiento incorrecto, es importante no sólo que le expliquemos al niño cuál es el comportamiento alternativo adecuado, sino que además, se le debe ayudar a que ese comportamiento se lleve a cabo. Y cuando lo haga este debe ser reforzado, sin embargo, aunque ahora este haciendo las cosas bien, el castigo no debe ser levantado, este debe terminar en el tiempo puesto desde que se dio, lo que sí se puede hacer, es felicitarlo y decirle que está muy bien su comportamiento, que debe ser así siempre para que evite futuros castigos.

 

Foto: http://pixabay.com/es/chica-ni%C3%B1o-la-cara-punto-de-vista-549695/

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies