¿Cómo cuidar la salud dental de nuestros hijos?

salud dental

La pregunta más frecuente que se hacen los padres que se acercan a  la clínica dental Almería es sobre la necesidad de cuidar la salud dental de sus hijos de forma periódica, más allá de la asistencia a control dental cada 6 meses. Es importante tener en cuenta que debemos mantener la higiene dental de nuestros hijos desde el nacimiento, aunque aún no tengan dientes. A continuación, os contamos de qué manera cuidar la salud dental de nuestros hijos desde que nacen hasta la adolescencia.


¿Cómo cuidar la salud dental de nuestros hijos desde el nacimiento hasta la adolescencia?

Los primero cuidados desde el nacimiento

Tal como dijimos más arriba, es importante mantener la salud bucal de nuestros hijos desde el momento mismo del nacimiento. Esto se realiza manteniendo limpias sus encías, utilizando una gasa limpia y agua tibia frotando suavemente las mismas para remover cualquier residuo de leche materna o de fórmula que haya quedado en la boca de nuestros hijos.

Después de los 6 primeros meses

Alrededor de los 6 u 8 meses comienzan a parecer los primero dientes de leche. Es importante utilizar un dedal de silicona o cepillos especiales para esta edad a fin de no dañar las encías de los bebés. Se recomienda cepillar 3 veces al día únicamente con un poco de agua o con alguna pasta flúor especial para niños.

Una vez que aparezca el primer diente de leche, es recomendable que visitemos por primera vez a un odontólogo infantil. Escoge un sitio en donde tus hijos puedan sentirse cómodos, con profesionales que puedan responder tus preguntas, así como también que cuenten con tecnología de vanguardia y que realicen tratamientos especializados en caso de ser necesario para evitar una posterior derivación a otro centro.

Debes recordar que cada 6 meses será necesaria una visita al odontólogo infantil a fin de controlar la salida y posterior ubicación de los dientes de manera correcta. De esta forma, evitarás complicaciones o posibles tratamientos de ortodoncia en tus hijos.

La alimentación de nuestros hijos

Una vez que tus hijos tengan toda la dentición, es importante (como ya dijimos) mantener una correcta higiene y vivistas frecuentes al odontólogo, pero también debes atender a su alimentación, ya que esto también incide en el tipo de dentición que tendrán tus hijos, más allá del factor genético.

El esmalte del diente puede ser, desde el punto de vista genético, más o menos amarillo o blanquecino, pero esto también dependerá de su alimentación. Una alimentación variada y basada en el consumo de vegetales y proteínas, favorecerá a que los dientes y encías de tus hijos crezcan de forma saludable. En contraposición, deberás evitar los dulces,  bebidas carbonatadas (con y sin azúcar) ya que el azúcar colabora en aumentar la tonalidad amarillenta en los dientes.

El calcio

No olvides siempre que todo niño precisa de una gran cantidad de calcio para su crecimiento en general y para su dentición, en particular. Ten presente que un niño de 4 a 8 años necesitará alrededor de 1000 mg de calcio diario, mientras que entre los 8 y los 12 años precisará de 1300 mg por día. Por tanto, no olvides que tus hijos necesitarán un aporte de calcio adecuado a su edad para mantener una dentadura sana.

Sin embargo, hay muchos padres y niños que preguntan sobre la posibilidad de realizar blanqueamiento dental en sus hijos. En tal aspecto, debemos decir que es posible siempre que los niños hayan cambiado ya todos sus dientes de leche por los permanentes. A partir de este momento un niño o adolescente puede acceder a este tipo de tratamiento de manera segura. El blanqueamiento dental Almería ofrece asesoramiento al respecto tanto para padres como para los mismos niños o adolescentes con el objetivo de brindar tranquilidad y un servicio con resultados de excelencia.

close

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.