Rabietas y pataletas en los niños

ID-10072773

Las rabietas infantiles hacen mención a los sentimientos que muchos niñ@s tienen de frustración porque no pueden obtener aquello que desean y lo expresan a través de un fuerte enfado y rabia.

Suelen comenzar a los dos años de edad, cuando ya los niños están haciendo avances en su independencia y no les gusta oir un NO ante sus deseos y/o peticiones.

Siguiendo a Aletha Solter, las situaciones que provocan rabietas en los niñ@s son de tres tipos:

  • el niñ@ tiene necesidades de tipo físico (hambre, sed, sueño) y no podemos darle respuesta.
  • el niñ@ tiene una información equivocada o insuficiente de la situación en la que nos encontramos.
  • el niñ@ necesita descargar tensiones presentes o pasadas.

Podemos entender que nuestro hij@ está intentando decirnos algo que no entiende a través de las conductas de rabia y enfado.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

  • Dejar que se le pase, asegurándonos de que está en un lugar seguro y en ausencia de riesgos.
  • Expresarle un sentimiento de aceptación, cuando se le haya pasado, porque se ha calmado.
  • Hablar con él/ella, enseñándole que cuando tenga un problema es mejor pedir ayuda o, si se siente mal, que lo diga para que le podamos ayudar.

CONVIENE EVITAR

  • Darle lo que nos pide. El niño pretende conseguir sus deseos a través de la rabieta. Es importante ignorarle y no ceder a sus requerimientos a través de sus lloros y pataleos.
  • Gritos y amenazas por nuestra parte.
  • Alterarnos y ponernos nerviosos, si lo hacemos así, le damos la información de que nos estamos implicando en su rabieta.
LA EDUCACIÓN DE LOS SENTIMIENTOS
Una forma de prevenir las rabietas es enseñar a los niñ@s la educación de los sentimientos. Conviene ofrecer unos modelos de comportamiento que les ayuden a canalizar los sentimientos de ira, a mantener el control y a reflexionar con él/ella sobre las causas de su enfado.Debemos enseñarles a:
  • Expresar sus sentimientos
  • Desarrollar la empatía.
  • Resolver problemas.
  • Rectificar y pedir perdón.
  • Desarrollar  estrategias de autocontrol.
  • Fomentar la autoestima.
  • Poner en marcha conductas adecuadas que le permitan prevenir, canalizar y responder a la agresión verbal o física.
  • Establecer normas claras que les ayuden a autorregular su conducta.

Fuente: http://www.familias.apoclam.org

Foto By David Castillo Dominici,en http://www.freedigitalphotos.net

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies