Pensar no es un castigo: ¡Castigado! ¡A la silla de pensar!

Comparte en tus redes sociales

En la opinión de Ana Peinado, que escribe en: http://elblogdelapsicologiapositiva.blogspot.com.es/, algo estamos haciendo mal, cuando castigamos a un niño “a pensar”. Pensar nunca puede ser un castigo. Pensar es bueno. Es más, deberíamos fomentar en ellos el buen hábito de pensar.

Desde hace un tiempo se puso de moda, tanto en las clases de infantil como en casa, la técnica de la “silla de pensar”.
78453752
Esta “silla de pensar” deriva de una técnica de modificación de conducta conocida como la técnica de Time-out o Tiempo Fuera. El problema es que se suele utilizar EQUIVOCADAMENTE.

El niño o la niña tiene que aprender que si comete acciones inadecuadas (tiene rabietas, muerde, pega, etc.) va a tener consecuencias negativas (castigo).

Una técnica eficaz en este tipo de situaciones es la del TIEMPO FUERA. De manera contingente, es decir, seguido inmediatamente de la conducta, castigamos al niño separándole de la situación donde se ha generado la conducta negativa y eliminando cualquier refuerzo (es decir, sin hablarle y retirándole cualquier estímulo) durante un tiempo determinado.

¿Cuánto tiempo? Pues una regla general es 1 minuto por cada año del niño (por ejemplo, tres minutos para niños de tres años)

Porque el tiempo de castigo debe ser siempre el mismo, no podemos dejarnos llevar nosotros, como adultos, por el enfado y tener al niño más tiempo del exclusivamente necesario castigado, porque no es eficaz.

 

Una vez que ha pasado ese tiempo, que puede estar controlado por un reloj de arena, o un despertador que avise con una señal cuando ha pasado el tiempo (por si estamos atendiendo a otros niños y no podemos vigilar el tiempo de castigo), entonces hablamos con el niño sobre las consecuencias de su conducta, cómo cree que su compañero se ha sentido, cómo cree que nos hemos sentido nosotros y qué va a hacer la próxima vez que esté en esa situación, cuál va a ser la conducta “sustitutiva” a la que ha tenido, etc.

Es decir, una vez que ha pasado el tiempo previsto del castigo, ayudamos al  niño a pensar. 

O acaso ¿tú puedes pensar cuando estás enfadado? Pues el niño o la niña tampoco. A ellos el castigo les enfada (no han conseguido lo que querían  y lo normal es que estén el tiempo que dura el castigo llorando, y así no pueden pensar.)

Además, un niño con tres, cuatro o incluso cinco años necesita una guía para ayudarle a pensar. Si le castigamos “a pensar” seguramente en lo único que piense es “¿y en qué pienso?”. Somos nosotros, como adultos, los que tenemos que guiar ese pensamiento posterior.

Recuerda que una de los aspectos más importantes de la correcta aplicación del Time-Out es la retirada de los estímulos. De nada sirve, tener al niño en la “silla de pensar” y estar todo el tiempo que dura el castigo diciéndole “eso, para que aprendas, la próxima vez te vas a enterar, ahí te quedas castigado hasta que yo te diga…”

 
NUNCA, NUNCA CASTIGUEMOS A PENSAR, PENSAR ES BUENO
 
Excelente trabajo: ¿Vosotros que opináis?
Pensar no es un castigo: ¡Castigado! ¡A la silla de pensar!
4 (80%) 1 vote

Comparte en tus redes sociales

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

6 comentarios sobre “Pensar no es un castigo: ¡Castigado! ¡A la silla de pensar!

  • el 10 marzo, 2013 a las 15:56
    Permalink

    Completamente de acuerdo,soy parvulista y nunca he utilizado lo de la silla de pensar,siempre lo he encontrado ridiculo.Muchos maestros luego les dicen: ¿Ya has pensado? y el niño de forma mecànica dice: “si,he pensado”,porque sabe que eso es lo que el adulto quiere oir.

    Respuesta
  • el 23 febrero, 2013 a las 13:57
    Permalink

    me ha funcionado para eliminar comportamientos de algunos niños pero que hago con el niño que no acepta la silla?? cómo lo trato a el cuando pega a un compañero? todavia no lo conozco y temo no actuar de la mejor manera con él.

    Respuesta
  • el 4 febrero, 2013 a las 22:42
    Permalink

    Últimamente a cualquier cosa le llaman “Programa de Modificación de Conducta”: recientemente ha llegado uno a mis manos que es para enmarcarlo.

    Como dicen en el artículo se trata de una aplicación del Tiempo fuera. Una técnica que no es un castigo (por favor, lean el concepto de castigo). Se trata de una técnica en la que se retira un reforzador generalizado: la atención.

    El tiempo fuera no puede usarse como única estrategia: tiene su función y sus reglas de aplicación. Para eso existen las técnicas positivas y el uso de reforzadores.

    Respuesta
  • el 4 febrero, 2013 a las 11:33
    Permalink

    COMPLETAMENTE DE ACUERDO CON ESTE ARTICULO , SOY PSICOLOGA CONDUCTUAL Y VEO QUE LA TECNICA DE TIEMPO FUERA SE HA DESVIRTUADO DEBE SER UN TIEMPO FUERA DE ESTIMULOS REFORZANTES PARA EL NIÑO COMO CONSECUENCIA DE SU COMPORTAMIENTO , NO PARA PENSAR PUES PENSAMOS TODO EL TIEMPO.

    Respuesta
    • el 23 febrero, 2013 a las 13:57
      Permalink

      por qué crees eso, qué se ha hecho?

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies