El niño triste. Entender la tristeza infantil

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Niño triste

La manifestación de los sentimientos por parte de los niños es una de las características indispensables que, como padres o docentes, debemos estimular. Muchas veces, sucede que los adultos restan importancia a la manifestación de los sentimientos de sus niños y otros temen que sus hijos expresen lo que sienten. Esto quizás tenga relación con un tipo de crianza que se ha dado más fuertemente en las generaciones pasadas (padres y abuelos) y un estilo de enseñanza formal que se relaciona más con el aprendizaje de cuestiones ligadas con lo cuantificable, medible y estandarizado.

Así muchos niños crecen con la idea “aparente” de no tener la necesidad de expresar sus propios sentimientos. Ciertamente este comportamiento no solo es inadecuado y dañino para el niño sino que tarde o temprano el niño termina expresando sus sentimientos reprimidos.

La tristeza y la ira

Una vez que el niño (sea por sus propios medios o porque ha tenido cierto incentivo por parte de los adultos) logra expresar sus sentimientos mayormente el impulso tiende hacia la tristeza en algunos casos o hacia la ira en otros casos.

Título de caja
Juegos para aprender a controlar la ira en los niños

Tristeza en niños. Niño triste

La tristeza en los niños es algo que, de perdurar durante un tiempo prudencial debería alarmarnos.

Es frecuente que los niños expresen momentos de tristeza pero rápidamente este sentimiento se diluye y deja paso a otros sentimientos como la alegría, el entusiasmo, el enojo, la ira o la bronca. No obstante es importante aclarar que no necesariamente los motivos de la tristeza de un niño sean devastadores. A menudo la tristeza de un niño puede ser reflejo de alguna situación en la que él esté inmerso: separación de sus padres, mudanzas, etc.

Si la tristeza ha ganado un lugar durante mucho tiempo en la psiquis del niño, es importante realizar una evaluación psicológica para averiguar los verdaderos motivos de la tristeza en los niños. A continuación abordaremos las principales dimensiones por las que un niño triste  pudiera sentir tristeza de modo prolongado.

  • El contexto social macro

Muchos niños son muy sensibles a los cambios en la sociedad en la que viven aunque no lo percibamos de este modo. Así una conmoción a nivel social (como una catástrofe nacional o un evento de guerra) puede producir en los niños inseguridad y angustia que puede desencadenar en una tristeza.

  • El contexto social micro

En esta dimensión se encuentran las amistades o los vínculos que el niño entabla con su entorno pero que no son del entorno familiar cercano: los compañeros de la escuela, de un club, los docentes y otras figuras de autoridad estarían en esta dimensión. Cuando un niño presenta un grado profundo de tristeza, a menudo se señala esta esfera. Sin embargo no es correcto realizar una evaluación antes de observar el entorno completo del niño.

  • El contexto familiar

Es frecuente que un niño con algún problema familiar, pueda presentar un comportamiento de aislamiento y tristeza posterior. No obstante, la tristeza, aunque es una emoción que de perdurar constante en el tiempo puede producir depresión en los niños, en la medida justa resulta ser de utilidad no solo para el niño (que puede expresar sus sentimientos) sino también para el entorno que puede reconocer esa tristeza en el niño y dar aviso a un profesional.

  • El contexto psíquico

Los niños son como pequeñas esponjas que pueden absorber todo lo que sucede a su alrededor. Es por esta razón que cuando existe algún problema en las  dimensiones sociales y familiares, éste repercuta en la psiquis del niño y provoque cierta tristeza en él.

El consumo de algunos medicamentos recetados puede traer algún tipo de apatía o tristeza en el niño por lo que, en estos casos, sugerimos acudir con el profesional que ha indicado dicha medicación y explicar dicha tristeza.

Sin embargo, la tristeza se puede producir por varias razones por lo que ninguna dimensión debe quedar exenta de evaluación.

© 2017 Tristeza en los niños. El niño triste. María Eugenia Daney

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies