El niño impaciente y exigente: 4 cosas que podemos hacer

La impaciencia y la exigencia van de la mano, por lo general los niños que son muy impacientes tienen la tendencia de ser altamente exigentes. Ser impaciente es una actitud muy natural, todos los seres humanos lo somos en mayor o en menor medida, sin embargo lo más importante es aprender a que los niños la controlen y cultiven la habilidad de ser más pacientes.

El niño impaciente y exigente al que no se le controla, suele tener muchos problemas, no solo de comportamiento sino sociales, cuando no logra encajar o ser aceptados por los otros, debido a su comportamiento, con los años esto puede empeorar y convertirse en otras patologías.

Impaciencia y Exigencia: Conductas Adquiridas.

Es importante partir del hecho que este tipo de conductas son adquiridas. Si bien la impaciencia es una cuestión natural, los límites de esta y su descontrol se deben a que adquirieron este comportamiento sin los límites adecuados.

Si los padres al detectar las primeras señales de estos comportamientos no ponen los límites, no frenan la situación, con el paso del tiempo las cosas se tornan más y más complejas.

Lo primero es admitir que si nuestros hijos son impacientes y al mismo tiempo exigente en una forma descontrolada es en parte por nuestra irresponsabilidad.

niño impaciente

Photo via VisualHunt

El Niño Impaciente y Exigente: 4 Cosas que Podemos Hacer.

Si actualmente uno de tus hijos o tus hijos está teniendo esta serie de actitudes, es importante saber que las han adquirido porque no las hemos corregido como padres, aquí van algunas recomendaciones o consejos sobre cosas que podemos hacer que pueden ayudar a resolver el problema:

  1. Ejemplo: ya lo hemos mencionado en otras oportunidades una de las mejores formas de controlar o modificar conductas que no son adecuadas en los niños es por medio de nuestro propio ejemplo. Si pedimos o exigimos a los niños hacer cosas ya mismo, estamos promocionando y aplicando la impaciencia y la exigencia.
  2. No ceder: por lo general muchos padres de un niño impaciente y exigente suele ceder cuando estos exigen algo para evitar que realicen las rabietas. Debemos ser fuertes y decir no, sin importar si hacen rabietas o no, por lo general los niños se cansan cuando ignoramos sus comportamientos.
  3. Inculcar la paciencia: ser paciente es algo que se aprende con el tiempo, por eso debemos trata de inculcarla lo mejor que podamos, hablar sobre saber esperar, sobre saber que nada sucede cuando lo queremos o como lo queremos y más importante aún, reconocer cuándo lo hacen bien, ayudará a que cambien sus comportamientos.
  4. Tener calma y autocontrol: discutir con los niños no ayudará en nada, tampoco el hecho de darles un castigo, es mucho más importante guardar la calma, aceptar las cosas y hacer lo que te hemos recomendado. Si perdemos la calma como padres, si gritamos o castigamos fomentaremos mucho más la rebeldía de los niños y sus actitudes negativas frente a un cambio.
Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

Un comentario sobre “El niño impaciente y exigente: 4 cosas que podemos hacer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies