Todos los tipos de muebles Montessori que existen

muebles montessori

El Método Montessori se está extendiendo como un estándar para que los más pequeños de casa crezcan aprendiendo y potenciando sus habilidades, así como desarrollando una mayor autonomía y más iniciativa en la toma de decisiones. Es una nueva forma de aprendizaje que, entre otras cosas, mira sobre todo a las habitaciones de los niños.

Sí, el entorno en el que un niño vive, sobre todo cuando hablamos de su cuarto, puede influir mucho en cómo crece. Es algo que deja muy claro este método y que, entre otras cosas, obliga a hablar de lo que se conoce como mobiliario Montessori. Muebles que se ajustan perfectamente a este sistema de aprendizaje.

¿Y cuáles son los muebles montessori? Hay muchos, y muy distintos, aunque todos ellos siguen un par de pautas comunes. Hemos recopilado los más importantes para construir una habitación Montessori, así que toma nota si quieres empezar a aplicar este curioso a la par que revolucionario sistema educativo.


Cuál es el mobiliario de una habitación Montessori

Aquí vamos a ver los tipos de muebles Montessori más frecuentes y más conocidos que existen, aunque prácticamente se podría decir que se puede encontrar cualquier pieza de mobiliario en este sentido. Todo aquel mueble que responda a las necesidades de este método italiano puede enmarcarse dentro de esta categoría.

Si quieres ampliar, puedes ver muebles de más tipos en camamontessori.eu. No obstante, a continuación vas a encontrar una lista con los más aconsejables, sobre todo si estás pensando en amueblar y preparar la habitación de uno de tus hijos para poner en práctica las enseñanzas del Método Montessori.

Armario

Siempre que se piensa en un armario, viene a la cabeza un mueble de gran tamaño, cerrado y con cajones. Esto es justo lo contrario a lo que se busca con un armario montessori. Se tiene que adaptar a la estatura del niño, renunciando tanto a puertas como a cajones.

Un mueble que tenga más o menos la altura del pequeño y que tenga a la vista las prendas, colgadas de sus respectivas perchas. Es una pieza de lo más sencilla y que, precisamente gracias a eso, alimenta la autonomía del pequeño y el desarrollo de sus habilidades casi sin darse cuenta.

No hace falta contar con un mueble enorme, ya que un niño en realidad no necesita tantas prendas diferentes. Ordenando la ropa por conjuntos, así puede ir eligiendo qué prefiere ponerse, cogiéndolo directamente. Algo que, indirectamente, también potencia su capacidad para tomar decisiones.

Si compras un armario con cajones, o que simplemente tenga puertas, entonces sentimos decirte que no es un armario del método montessori.

Cama – Zona de descanso

Las camas Montessori son la pieza central de la zona de descanso en la habitación de un niño. Lo cierto es que, cuando hablamos de esta pieza de mobiliario, podríamos incluso pensar en las camas tradicionales, aunque dejándolas para edades más avanzadas del infante.

La clave, en este caso, es que la cama se adapte siempre a la altura del pequeño, realmente como el resto del mobiliario. Así, cuando este está gateando, ya puede empezar a dormir en una cama montessori. La diferencia de esta frente al resto radica en que se encuentras a ras de suelo, evitando caídas.

También es una ventaja respecto a las cunas, porque no hay barrotes que puedan propiciar accidentes. Siguiendo lo que dicta el método, se debe cambiar de cama a medida que el niño crezca y empiece a andar, ya que podrá empezar a sentarse en esta y bajarse de pie. Poco a poco se va fomentando su autonomía.

Insistimos, lo importante para la cama es que se ajuste bien a la altura del niño tanto en tamaño como en, valga la redundancia, altura.

Zonas de juego y lectura

Una habitación Montessori debe contar con varias zonas separadas. Ya hemos hablado de la zona de descanso, protagonizada por la cama. La zona de juego debe contar con unas baldas o pequeñas estanterías que permitan al bebé, o ya niño, coger los juguetes que desee para jugar.

Asimismo, un espejo a baja altura con una barra para que el niño se agarre también puede ser parte del mobiliario de la habitación. Así, se fomenta su autoconocimiento a la vez que se le permite, sobre todo si está empezando a andar, dar sus primeros pasos agarrándose a un buen soporte.

Por otra parte, también es aconsejable preparar una zona de lectura con una pequeña estantería vertical. Puede colocarse cerca del mueble de la zona de juego.

La clave para elegir una estantería Montessori vuelve a ser el estilo sencillo, con una altura acorde a la del niño y, sobre todo, que muestre las portadas de los libros. De este modo, puede identificarlos fácilmente para elegir el que realmente prefiera leer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.