Esta enfermo: Cuando deben faltar nuestros niños al colegio

Hora de ir a clase, pero tenemos al niño enfermo. ¿Cuando deben faltar los niños al cole ?

Podríamos reducir los síntomas más comunes que nos hacen dudar sobre si enviar o no a nuestros hijos al colegio a fiebre, vómitos, gastroenteritis, tos y dolor de estómago.

En determinadas ocasiones, como padres, no disponemos de los conocimientos suficientes para saber como de graves son las patologías de sus pequeños, y hasta que punto esa gravedad puede impedir la asistencia de estos a la escuela.

Podríamos reducir los síntomas más comunes que nos hacen dudar sobre si enviar o no a nuestros hijos al colegio a fiebre, vómitos, gastroenteritis, tos y dolor de estómago.

Vayamos analizando uno por uno para establecer un baremo de gravedad:

Niño enfermo

Foto By David Castillo Dominici,en  http://www.freedigitalphotos.net

Fiebre

Es aconsejable consultar al pediatra si

  • la fiebre dura más de 48 horas
  • la temperatura alcanza los 40ºC
  • el niño está muy irritable o adormilado
  • el niño tiene mal aspecto general o le cuesta respirar
  • si le aparece una erupción en la piel
  • si el niño tiene menos de 3 meses de edad, en cualquier caso, deber ser valorado sin demora por un profesional sanitario

En definitiva, respecto al momento más adecuado para consultar sobre la fiebre de su hijo a un pediatra, en la mayor parte de los casos el mejor consejero será su propio sentido común.

Vómitos

Hay ocasiones en las que se debe consultar con el pediatra o acudir a un servicio de urgencias:

    • Si tiene menos de 3-4 meses y ha vomitado 2 o más tomas o tiene fiebre

 

  • Si el niño no deja de vomitar, vomita mucho, no tolera líquidos o sigue vomitando aunque no tome nada
  • Si son vómitos con sangre, posos oscuros o son de color verdoso.
  • Si el niño está decaído, adormilado, tiene mucha sed, tiene los ojos hundidos, la lengua seca, llora sin lágrimas u orina poco.
  • Si el niño tiene mal estado general, parece afectado, tiene un comportamiento extraño está pálido, decaído o muy irritable.
  • Si además tiene dolor abdominal, si el dolor es continuo y cada vez más intenso y el abdomen está duro o hinchado.
  • Si las cacas tienen sangre roja o son negras
  • Si tiene dolor de cabeza importante, con fiebre alta y/o manchas rojas en la piel.
  • Si tiene un antecedente de traumatismo craneal y vómitos repetidos
  • Si ha ingerido algún tóxico o medicamento
  • Si tiene que tomar una medicación y no la tolera

 

Gastroenteritis

Puesto que la mayor parte de los casos en nuestro país son leves, no se debe limitar la actividad del niño. Es mejor que, si el estado general no es bueno, vomita, tiene fiebre, dolor abdominal o heces muy frecuentes, no vaya al colegio hasta que se encuentre mejor. En las guarderías es habitual recomendar que el niño vuelva al centro cuando no se le escapen las deposiciones. Si usa pañal, podría volver si las heces pueden quedar contenidas en él. Si las heces tienen sangre o moco es mejor esperar a que sean normales.

Tos

La mayoría de las veces no hay por qué preocuparse por la tos de los niños. Pero, debería consultar con el pediatra si su hijo tiene:

  • Dificultades para respirar o respira más deprisa de lo habitual.
  • Los labios, la cara o la lengua de un color azulado u oscuro.
  • Estridor (un sonido fuerte o un silbido agudo) al inspirar.
  • Sibilancias al expulsar el aire (excepto si su médico ya le ha dado unas pautas para el tratamiento del asma en casa).
  • Fiebre y menos de 3 meses de edad.
  • Fiebre que persiste más de 72 horas (especialmente si su hijo tose pero no tiene goteo o congestión nasal).
  • Dolor o supuración de oídos, irritabilidad o decaimiento.
  • En las primeras 72 horas de su inicio cuando el niño tiene menos de 6 meses, especialmente en los meses fríos (noviembre-marzo).
  • Si la tos aumenta y dificulta las actividades del niño (sueño, comida, escuela…).
  • Si se acompaña de mucosidad y dura más de 10-14 días.
  • Si tiene dudas o su sentido común se lo aconsejan.

Dolor de estómago en niños

Con el fin de determinar la gravedad del dolor de estómago que padece nuestro hijo hay que observar varias cosas:

  • El estado general. Si está muy postrado y tiene mal color o si por el contrario su aspecto es saludable. La existencia de fiebre y la presencia de vómitos.
  • El dolor. Localización y si éste es constante o intermitente. Si aumenta en intensidad a medida que pasa el tiempo. Si se alivia en alguna postura o con la defecación. Si interrumpe su actividad (tiene que dejar lo que estaba haciendo) y/o le despierta mientras duerme.
  • El aspecto de las heces (duras como bolitas, blandas o líquidas).
  • Cualquier otro síntoma o signo puede ser de interés, aunque no parezca tener relación con el dolor abdominal.

Se puede intentar aliviar con un masaje abdominal o con paños calientes. Conviene invitarlo a defecar pues muchas veces lo calma. SI no notamos cambio alguno debemos acudir al pediatra. Están contraindicados, en principio, todos los medicamentos antiespasmódicos y analgésicos.

Fuente: https://www.nectar.es

Esta enfermo: Cuando deben faltar nuestros niños al colegio
Valora este post

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies