Trucos para enseñar el abecedario en ingles a un niño

Uno de los desafíos más importantes que pueden tener los niños se produce en el momento en el que ellos aprenden un segundo idioma. Debido a que esa no resulta ser su lengua natural, la pronunciación del alfabeto en inglés, por ejemplo, es indispensable pero puede ser algo complejo de trasmitir.  No obstante, aprender el abecedario en inglés con un juego, estrategias y trucos serán formas de incentivarles para que ellos puedan lograrlo.


Consideraciones antes de empezar

Antes de comenzar es importante que los adultos recuerden que los niños necesitan que se les explique lo mismo pero de diferentes formas y varias veces. Es decir, aprender la pronunciación del alfabeto en inglés, será una tarea de repetición y variación de métodos. Es por eso que el mejor modo de hacerlo es tomarlo como un hábito que se ha de llevar a cabo en cualquier lugar y a cualquier hora.

Otra de las consideraciones a tener en cuenta es que los niños, desde los 4 años, tienen el cerebro preparado para poder incorporar un segundo idioma, por ejemplo el inglés. Lo que durante su infancia aprendan, se recordará con facilidad incluso en la vida adulta.

Por último, es importante no olvidar que cada niño tiene sus tiempos y que algunas estrategias o trucos funcionarán más en algunos niños, mientras que en otros, no tanto. Observar y usar aquellas herramientas que más gusten a los niños son cosas que como padres no debemos dejar a un lado.


Trucos para enseñar el alfabeto

Usando la música como método de enseñanza

Una de los primeros sentidos que se desarrolla en los niños pequeños es el oído. Luego, se desarrolla también la vista. Al ser una forma natural de aprendizaje, se puede emplear la memorización del alfabeto en inglés mediante una canción. De este modo, el niño podrá aprender la melodía y repetirla con el tiempo, lo que le ayudará naturalmente a aprender el abecedario de una manera divertida. Si a esta melodía, le añadimos pasos de baile, saltos o mímica en un segundo momento, el niño asociará dicha canción con un desafío que puede alcanzar. Esto resulta ser estimulante y motivante para él. Además, de este modo, estaremos desarrollando sus habilidades propioceptivas. Este vídeo puede ser de utilidad en el aprendizaje con canciones:

 

Usando imágenes u objetos

Los niños pequeños necesitan, como soporte de aprendizaje, imágenes. Una estrategia para enseñarles el abecedario en inglés es usar objetos. Se puede empezar con colores o frutas. Por ejemplo, al enseñarle a los niños la letra “A” se les puede mostrar una manzana, que en inglés comienza con “A”; Apple. O si se les está enseñando la letra “Y”, se les puede mostrar el color amarillo, que en ingles comienza con la “Y”; Yellow.

Es importante hacerles notar a los niños que no deben confundir las palabras en inglés con las de castellano, ya que podría resultar confuso posteriormente.

 

Utilizar la tecnología

Algo que resulta muchas veces complicado de trasmitir es el modo de pronunciación correcto para cada letra. Para ello, es posible acudir a las herramientas digitales. Existen, por ejemplo, aplicaciones de fácil descarga que, a modo de juego, los niños pueden entrenar su oído y practicar las veces que gusten su pronunciación, haciendo hincapié en aquellas vocales o consonantes que son más complicadas para ellos.

 

Juego para aprender inglés – El juego de los detectives privados

Tal como hemos mencionado más arriba, una de las formas que mejores resultados arroja a la hora de enseñar inglés a los niños es mediante los juegos. A continuación, veremos un juego divertido y sencillo que se puede poner en práctica tanto en el aula como en el hogar.

 

Materiales necesarios: Tarjetas con imágenes de diferentes motivos. Cada tarjeta debe tener una imagen diferente y encontrarse sola. Por ejemplo, en una tarjeta aparecerán unas gafas, en otra unas flores, en otra un jardinero, en otra una casa o una mansión, etc.

Además se deben imprimir todas las letras del abecedario, una tarjeta con cada letra.

Antes de iniciar el juego, la docente tiene que idear una historia en donde aparezcan todas las imágenes de las tarjetas que posee. Es por eso que cada docente puede imprimir las imágenes que guste conforme a la historia a contar.

Luego debe esconder en diferentes sitios cada una de las tarjetas.A continuación, ella les contará a los niños una historia o relato en donde ocurra un hecho misterioso, por ejemplo un robo o algo que se extravía.

Los niños (quienes serán los detectives) deberán hallar cada una de las tarjetas a medida que la docente lee la historia. Lo particular de la historia es que los niños deben encontrar cada tarjeta a medida que la docente lea el relato pero estas tarjetas deben responder al nombre en inglés. Por ejemplo, si la docente menciona que en la historia había un jardinero, entonces los niños deberán hallar la tarjeta con el jardinero y decir en voz alta su nombre en inglés: en este caso “gardener”.

Por cada acierto, el niño recibe un puntaje y, al finalizar el juego, gana el niño que más puntaje haya obtenido.

Opcional

Si los niños son un poco más grandes, se puede realizar un relato en inglés para que practiquen la fonética y pronunciación del idioma y, al mismo tiempo, se diviertan jugando a ser detectives.

 

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies