Discutir delante de los hijos: ¿cómo les afecta?

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Discutir delante de los hijos

Muchas parejas discuten delante de los hijos. Con frecuencia estas discusiones no son de gran importancia y comienzan por cosa sencillas. Por tal razón a veces los padres discuten frente a sus hijos sin darse cuenta.

Pero ¿Cuáles pueden ser las consecuencias psíquicas de discutir delante de los hijos?

Las discusiones de los padres afectan a cualquier niño indistintamente de la edad que ellos tengan. Claro que, cuanto más pequeño es el niño, menos comprenderá y más socavará (la pelea o discusión) su propia estima y valor.

 

Es frecuente que los niños pequeños se culpen tras ver a sus padres discutir. Esto puede o no estar relacionado con el hecho de la discusión. No obstante la culpa que genera en ellos puede afectar su propia seguridad.

Veamos qué consecuencias concretas puede tener discutir delante de los hijos según las edades.

 

Entre los 0 y los 18 meses. Aunque el niño no puede hablar aún, se muestra impaciente y nervioso luego de la discusión de sus padres.

Dado que él no es consciente de cuán grave ha sido la discusión, por más que luego los padres lleguen a una reconciliación, el daño está hecho para el niño y su mundo se sentirá amenazado por la pelea entre sus progenitores (adultos protectores).

 

Entre los 18 meses y los 3 años. Luego de las discusiones (o durante) es normal que los niños rompan en llanto y gritos. Ellos son conscientes de que algo malo está sucediendo y por eso intentará mediante los llantos, gritos y pataleo, llamar la atención de estos.

 

Luego de los 3 años. En este caso los niños ya son mucho más conscientes de lo que sucede cuando sus padres discuten. Como es la edad en la que ellos comienzan a ir a guardería, el miedo se puede presentar y ellos se pueden negar a asistir a dicha guardería por temor a “lo que pueda suceder si ellos no están presentes durante la discusión”. En estos casos los niños toman la postura de sostén o contenedores familiares.

 

Consecuencias independientemente de la edad de los niños

  • En ciertos casos se ha podido observar que las discusiones frecuentes entre los padres frente a los niños contribuyen a crear un tipo de personalidad insegura e inestable.
  • Además a menudo los niños, tras presenciar una discusión de los padres pueden tener regresiones a etapas anteriores, por ejemplo, hacerse pis en la cama, querer usar chupón, etc.
  • También es frecuente que dejen de comer o, por el contrario, que quieran comer todo aquello que se les dé, subiendo o bajando notablemente de peso para llamar la atención y expresar su angustia.

Consecuencias a largo plazo

Las consecuencias a largo plazo deben medirse en cada niño en particular. No obstante en líneas generales las discusiones entre los padres frente a sus hijos pueden desencadenar:

 

  • Irritabilidad e impaciencia en los niños
  • Trastornos de ansiedad
  • Estrés
  • Falta de control frente a diversas situaciones
  • Hiperactividad o euforia para llamar la atención
  • Mutismo selectivo
  • Desórdenes alimenticios

© 2017 Consecuencias de discutir delante de los hijos. Escuela en la Nube

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies