Celos entre hermanos ¿Desaparecen los celos con el tiempo?

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Celos entre hermanos

El hecho de que un niño pequeño pase por esa situación emocional que genéricamente llamamos de celos o de “príncipe destronado”, cuando nace un hermanito, es un proceso relativamente normal. Algunas actitudes de los padres pueden contribuir a que esa situación se sobre lleve mejor. 

Sin embargo, hace unos meses me quedé sorprendido al comprobar cómo unos padres conocidos, con conocimientos más que sobrados en el campo de la educación, (al menos eso creía yo) tenían una actitud que iba a favorecer claramente que los sentimientos de rivalidad, de celos y sobre todo de “pérdida” aparecieran en el hermano mayor con la llegada del bebé.

Celos entre hermanos

Desde que nació el hermano pequeño, el mayor se ha instalado en casa de los abuelos. El motivo ha sido que la madre dice que no puede atender a los dos a la vez, que a la hora de llevarlo al colegio, ella puede estar descansando si el bebé ha dado mala noche y que así, viviendo en casa de los abuelos, estos lo podían llevar cada mañana.

Pero, eso sí, por la tarde la madre pasa un rato en el parque con los dos. Si me pongo en la piel del hermano mayor, que tiene menos de 6 años, la situación no tiene posibilidad de engaño y sus pensamientos no pueden ser otros que estos:

–ha  llegado el bebé y literalmente me han “echado de casa” por tiempo indefinido. Mi madre solo se preocupa del pequeño y a mi ya no me puede atender.

Cuando escribí los Manuales para la Escuela de Padres, pensé en muchos momentos que algunas orientaciones eran obvias, que casi no hacía falta escribirlas porque estaba seguro que todo el mundo las conocía y ponía en práctica. Con este caso me he dado cuenta que en educación hay pocas cosas obvias.

¿Desaparecen los celos con el tiempo?

¿Los celos y la rivalidad entre hermanos es algo que desaparece con la edad? Los celos son un sentimiento que incluye envidia, rencor y resentimiento hacia el hermano que se percibe como rival. Lo habitual es que este sentimiento desaparezca con el tiempo.

El hecho de que perdure con intensidad es un indicador de que la situación es problemática.

La actitud de los padres puede favorecer que estos sentimientos se apacigüen y desaparezcan o por el contrario que se convierta en una situación crónica.

Hay padres que no son justos en la relación con los hijos y favorecen abiertamente a uno frente a otro; hay padres que realizan comparaciones entre los hijos en la que uno de ellos siempre sale desfavorecido o los mismos padres fomentan  la rivalidad y el rencor entre los hermanos.

En estos casos los celos y la rivalidad sí perduran en el tiempo y dan lugar a situaciones en la que los hermanos incluso llegan a no mantener ningún tipo de relación.

Jesús Jarque. Familia y Cole

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies