No debemos calmar una rabieta con una Tablet o Smartphone

Es frecuente observar que, con el auge de las herramientas digitales, muchos padres y madres eligen calmar una rabieta con una Tablet o Smartphone puesto que, en muchos casos, pareciera ser que eso es lo único que puede evitar el dramático y estresante momento previo a una rabieta en público.

Sin embargo los expertos en el tema afirman que no estamos haciendo lo correcto al calmar una rabieta con una Tablet o Smartphone.

¿Cuáles son las desventajas o consecuencias negativas de estas herramientas digitales para los niños?

  • La solución no se encuentra detrás de un dispositivo móvil. Los expertos en el tema aseguran que este método solo actúa como un sedante provisorio. Es decir, no estamos hallando el verdadero motivo de la rabieta. Por ende, este tipo de actitudes sólo retrasa una futura rabieta.

  • Por otra parte cuando un adulto intenta calmar una rabieta infantil con una Tablet o Smartphone no está enseñando al niño a tolerar la frustración, sentimiento necesario e imprescindible de aprender para todo niño y adulto. El reconocer que no siempre las cosas o situaciones se resolverán en el tiempo que deseamos ni de la forma ideal, es parte del crecimiento. Por tanto, facilitar un dispositivo electrónico para apaciguar una rabieta no fomenta la enseñanza de la paciencia.

  • Además es importante entender que toda rabieta infantil posee como sentimiento de base o implícitos odio, ira o frustración. Si se facilita al niño este tipo de “falsos sedantes digitales” se estará evitando la enseñanza sobre la tolerancia a la frustración y el reconocimiento de manejo de la ira y del odio. En otras palabras los niños no aprenden a comportarse adecuadamente.

[Tweet "Es recomendable que cada niño no invierta más de 30 minutos al día en la utilización de Tablet o Smartphone.”]

Consecuencias

Es importante ser conscientes que con esta actitud, en vez de enseñarles a los niños a enfrentar un problema determinado, por el contrario les enseñamos que con la utilización de un dispositivo (similar en este caso a un placebo) se puede evadir cualquier dificultad.

Si ahondamos un poco más al respecto encontramos que el mensaje oculto que le damos a los niños tras darle una Tablet o un Smartphone para calmar una rabieta es que con un dispositivo de entretenimiento evitamos (nosotros como adultos y ellos como niños y futuros adultos) los problemas cotidianos de la vida. En otras palabras estamos enseñando a los niños a darle la espalda a los problemas en vez de resolverlos.

Por otro lado este tipo de calmantes estimula en el niño sentimientos de manipulación y control hacia los padres. Por ello podemos estar estimulando sentimientos de capricho y hasta de tiranía sin siquiera darnos cuenta.

Por último podremos decir que, aunque resulte obvio, los niños no buscan en ese momento un Smartphone o Tablet sino que intentan captar la atención de sus padres por alguna razón o motivo. Sin embargo esta situación no se consigue y el niño no comprende por qué razón no le prestan atención actitud que, en demasía, puede hasta socavar la personalidad y autoestima del niño.

© 2016 No debemos calmar una rabieta con una Tablet o Smartphone. Escuela de padres. Escuela en la Nube

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies