Activades lúdicas para niños de 0 a 6 años

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

ceac_educacion_infantil

Niños de 0 a 6 años: Actividades auditivas, olfativas, gustativas y táctiles

Los niños aprenden sobre el mundo que les rodea mediante sus cinco sentidos: la vista, el oído, el gusto, el olfato y el tacto. Se trata de buscar estimularles multisensorialmente mientras realizamos tareas cotidianas, dentro o fuera de casa. Todo lo podemos encontrar alrededor nuestro, sin tener que planificar ni preparar demasiadas cosas.

Estimulación auditiva.

Aprovechemos los sonidos habituales para estimular el oído de nuestros pequeños. Cualquier tipo de sonido puede ser interesante para que se lo hagamos notar a nuestros hijos, hablemos sobre lo que estamos escuchando, pongámosle nombre e imitemos su sonido.

  • El sonido de las sirenas de las ambulancias, policía o coches de bomberos.
  • El ruido de las motos, coches o autobuses.
  • Helicópteros, avionetas o aviones.
  • El canto de los pájaros, el ladrido de un perro, el maullido del gato, o cualquier otro animal.
  • El ruido de la lavadora,aspirador, lavavajillas, ..
  • El sonido del teléfono, el del reloj o el de un despertador, …
  • Podemos hacer chocar dos platos o dos copas para que escuchen en sonido que producen,
  • Arrugar una botella o vaso de plástico.
  • Hagamos sonar algún instrumento musical: tambor, trompeta, piano, …
  • Silbemos, cantemos, …

Para este tipo de actividad no es necesario hacer nada en especial, sencillamente prestar atención a nuestro alrededor y escuchar lo que ocurre. De todos modos, como vivimos en plena era digital y apogeo de las nuevas tecnología, podemos encontrar aplicaciones para nuestros smartphones o tabletas dirigidas a la estimulación auditiva de los más pequeños de casa.

Estimulación olfativa.

Al igual que para la estimulación auditiva aprovechamos cualquier sonido de nuestro alrededor, en esta ocasión se trata de que empleemos alimentos, flores, plantas o cremas para estimular el olfato de nuestros bebés y niños.

  • Después del baño, cuando procedemos a aplicar la crema hidratante a nuestro hijo podemos aprovechar para hacerle notar el aroma de la crema. Primero nos acercaremos nosotros las manos a la nariz e inspiraremos profundamente mientras ponemos cara de bienestar. Después se las acercaremos a él para que sienta el perfume. Esto lo podemos realizar con la colonia, crema de manos de mamá o gel de baño.
  • La cocina es otro lugar espléndido para estimular el olfato de los más peques. Cojamos por ejemplo una naranja, un limón o perejil y permitamos que los huelan.
  • Lo mismo con plantas y flores, las que tengamos en casa o las que encontremos en parques o jardines.

Estimulación gustativa.

Seguimos proponiendo actividades que se puedan realizar en casa con elementos sencillos y simple, obviamente en este caso la estimulación gustativa provendrá de hacer que nuestros pequeños se atrevan a degustar diferentes alimentos, probando y diferenciando los diferentes gustos.
  • Podemos jugar a distinguir entre dulce y salado, amargo, ácido o picante.
  • Jugar a adivinar que alimento es, con los ojos vendados, daremos a probar diferentes frutas que deberán adivinar.
La cocina sigue siendo el mejor lugar para la estimulación gustativa, así que permitamos que entren en ella y prueben diferentes gustos y texturas.

Estimulación táctil.

En este caso podemos empezar desde muy pequeñitos con la estimulación táctil, permitiendo que toquen diferentes materiales (plástico, cartón, tela, lana, papel, …) y con texturas variadas (rugoso, suave, áspero, …)
Para niños pequeños existen una gran variedad de mantintas y libros con texturas para que puedan experimentar con ellas.
Para los más mayores podemos poner en práctica nuestra imaginación y crear nuestros propios materiales de experimentación táctil.La pintura de manos es un excelente material para la estimulación táctil, así como moldear plastilina o barro.

Estimulación visual.

Al igual que en el anterior caso, podemos empezar con la estimulación visual a partir de pocos meses, siempre sin sobrestimular a nuestro bebé y siempre que observemos que está dispuesto a jugar.
Para los más pequeños existen una gran variedad de juguetes y móviles que nos facilitan y ayudan en esta estimulación. Pero también podemos utilizar elementos de casa para este fin, por ejemplo los cojines de colores del sofa, los cuadros y las fotos que tenemos colgadas en la pared, …
Para los más mayores, podemos jugar a buscar sombras interesantes durante el día, buscar objetos con colores determinados o sencillamente poner en práctica el tan conocido juego del veo-veo.

Como podemos ver, para estimular los sentidos de nuestro bebé no es necesario tener ni comprar muchas cosas, todo lo tenemos a nuestro alrededor y solo es preciso que estemos atentos a lo que ocurre.

Fuente: http://www.mamapsicologainfantil.com

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies