Trastorno de pica: mi hijo come cosas que no son comida

Trastorno de pica: mi hijo come cosas que no son comida

“Mi hijo tiene cuatro años y suele comer cosas que no son comida: se come pequeñas chinitas del suelo, hojas de los árboles, papel y en el colegio me han comentado que araña la pared y se come los trozos que arranca. Estamos preocupados ¿Qué le pasa?”

Trastorno de pica

El hecho de ingerir cosas que no son comida puede ser síntoma de varias dificultades. Una de ellas es el llamado trastorno de pica.

Los criterios diagnósticos generales de este cuadro son:

  • Que el niño ingiera sustancias no nutritivas (piedrecitas, hojas, tiza, pintura, cal o yeso de la pared, pelos, papel…) durante al menos un mes;
  • Que la ingestión sea inapropiada para su nivel de desarrollo y que esta conducta no forme parte de otro cuadro como retraso mental  o trastorno generalizado del desarrollo o de costumbres culturales.

Por tanto, que el niño coma de manera habitual cosas que no son comida puede ser un trastorno de pica o formar parte de un cuadro de retraso o alteración de su desarrollo.

En todo caso, si se encuentra con esta dificultad nuestras orientaciones para este tipo de problema son:

  • El hecho de llevarse “todo a la boca”, es un comportamiento normal hasta los tres años y es una forma de “investigar” lo que le rodea. Es como si la boca fuera el primer instrumento de conocimiento para el niño.
  • Si efectivamente el niño ingiere, no solo las prueba, sustancias no nutritivas (piedras, pintura de la pared, tiza, cal, pelos…) más allá de los tres-cuatro años y durante más de un mes, acuda al pediatra y coménteselo.Normalmente se requiere una analítica ya que, en ocasiones la pica se asocia a niveles bajos de Zinc o Hierro. También es conveniente valorar los niveles de plomo.
  • Es conveniente una evaluación del nivel de desarrollo del niño. En muchas ocasiones este comportamiento está asociado a retrasos madurativos, retraso mental o trastornos generalizados del desarrollo.
  • Adoptar medidas preventivas en casa y en el colegio para evitar que el niño continúe con esa conducta.
  • Así mismo, es necesario considerar las pautas educativas de los padres. Mejorar la atención educativa que el niño recibe suele ser otra vía adecuada de tratamiento.

Jesús Jarque García Pedagogo para nuestra Escuela de padres

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies