Sueño infantil: La hora de dormir también puede ser divertida

Para muchos Padres, la hora de dormir a sus hijos, se convierte en una lucha total y constante que puede resultar en extremo agotadora, sin embargo, con mucha paciencia y siguiendo algunos consejos, es posible inculcarles a los pequeños una rutina de sueño tranquila para todos los miembros de la familia.

¿Por qué la hora de dormir puede ser una lucha?

  • Una de las principales causas de que los niños se resistan a la hora de dormir, es porque tienen miedo, porque es la hora donde están lejos de sus padres y deben enfrentarse solos a los temores y las fantasías que puedan tener.

  • Por otro lado, por naturaleza os niños son inquietos y bastante activos, así que les cuesta mucho trabajo el abandonar sus actividades lúdicas para tener que relajarse y dormir.

  • Cuando los niños ven muy poco tiempo al día a sus padres, también pueden resistirse a dormir para poder estar un tiempo más con ellos.

  • Malos hábitos a la hora de irse a dormir propiciados por los padres, pueden ser otra causa de que la hora de acostarse sea un dilema.

 

Consejos para enfrentarse adecuadamente a la hora de dormir

 

  1. Establecer rutinas es muy importante para el correcto desarrollo de los niños, es por eso que diariamente se debe realizar lo mismo y se debe ser estricto en el cumplimiento de las rutinas diarias.

Por ejemplo si un niño está acostumbrado a irse a la cama a las 8 de la noche todos los días, cuando se llegue la hora ya tendrá sueño, su cuerpo se acostumbra a eso y lo pide.

  1. Se debe ser estricto con el cumplimiento de las rutina para el niño no genere una resistencia a dormir que puede ser de tipo psicológico o fisiológico.

  1. Darle un baño antes de dormir puede ayudarle a los pequeños a relajarse y descansar con mayor facilidad.

  1. Leerles un cuento como parte de la rutina para ir a dormir también puede ser beneficioso.

  1. Se debe ser firmes con ellos para que cumplan todos los pasos de la rutina antes de ir a dormir, no pueden haber excepciones, pues si por ejemplo un día les permitimos acostarse sin tomar el baño, o irse a la cama una hora más tarde, ellos sentirán y entenderán que al día siguiente puede ocurrir lo mismo y todo el esfuerzo invertido en crear la rutina se habrá perdido.

  1. Cuando ya están en la cama es cuando más aparecen los miedos de dormir, así que es bueno que los padres pasen un tiempo con él en la cama, cantarle una canción, decirle palabras tiernas, darles un beso y recordarles que mama y papa estarán siempre para protegerlo, puede ser de gran ayuda.

  1. Nunca le digáis al niño que si se porta mal debe irse a dormir o cosas similares, pues eso genera una relación que les indica que irse a dormir es un castigo, y eso puede hacer que la hora de dormir sea mucho más difícil de manejar.
Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies