Roscón de Reyes ¿De dónde viene esa tradición?

¿ Has comprado ya el Roscón de Reyes? ¿De dónde viene esa tradición?..Te lo contamos

1. ¿Qué es el roscón de Reyes?

El roscón de Reyes es un dulce elaborado básicamente con una mezcla de harina, azúcar, leche, mantequilla, huevos, levadura, agua de azahar y ralladura de naranja y limón.

Se presenta en forma de anillo, opcionalmente relleno de nata, de chocolate o de crema pastelera, y está salpicado de trozos de frutas confitadas de llamativos colores, que simbolizan las piedras preciosas que adornaban las capas de los Reyes Magos.

En su interior suelen colocarse pequeños regalos, a veces junto con un haba.

Roscon-Reyes (1)

2. Un dulce de origen romano

A pesar de su nombre, este dulce tiene un origen pagano y un tanto incierto, objeto de polémica para los estudiosos del tema. Muchos historiadores centran el origen de la tradición en tiempos del Imperio Romano.

Los romanos atendían a las leyes del tiempo y, en los días de invierno, celebraban una de sus festividades más populares: las Saturnales. Estas fiestas, en honor a Saturno, “dios de la Agricultura”, tenían lugar desde el 17 –día principal de la fiestas- hasta el 23 de diciembre, mientras que el 25 de diciembre (casi coincidiendo con el solsticio de invierno) celebraban el día de la “fiesta del Sol”, conmemorando el nacimiento de Mitra.

Durante las saturnales, era costumbre el lectisternium o banquete público en honor del dios, y las calles se llenaban de bullicio. Hay quienes apuntan que, en esos días, existía la costumbre de esconder una haba en un lugar de la casa o entre la miga del pan. El esclavo que la encontrara era premiado con la libertad durante los días que durara el festejo. Eran días de excesos en la comida y la bebida, en los que su mundo se volvía del revés. Los señores servían a los esclavos y los esclavos ejercían de señores.

Estas celebraciones se unían a las fiestas de principios de enero, para honrar a su dios Jano, “dios de las Puertas, los comienzos y los finales”. Ambas fiestas eran, si se permite la comparación, una especie de Navidad y Carnaval al mismo tiempo, en que los romanos disfrutaban de cómo se alargaban las horas de luz tras el solsticio de invierno.

Hay historiadores que señalan el origen de la tradición del roscón en como, en estos días de enero, se solía elaborar unas tortas redondas hechas con higos, dátiles y miel que se repartían entre plebeyos y esclavos. En su interior, las tortas guardaban un haba seca, señal de prosperidad, y el afortunado que encontrara la legumbre, era aclamado “rey por un día”.

3. La cristianización de esta tradición

Tiempo después, la Iglesia católica lograría cristianizar esas fiestas paganas, superponiendo la fecha del Nacimiento de Jesús al solsticio de invierno.

En el siglo IV la Iglesia institucionalizó el día de Reyes en Occidente.

Durante la Edad Media, la tradición de comer el dulce que guardaba el haba en su interior reapareció, y se convirtió en una costumbre cristiana que pronto se extendió por muchos países de Europa. El protagonismo de la fiesta recaía en los más pequeños y el haba simbolizaba al Niño Jesús y, según otras versiones, la huida de la persecución del rey Herodes.

Pero, sin duda, donde alcanzó su mayor auge fue en Francia, donde la fiesta de Le Roi de la Fave (El Rey de la Haba) era objeto de grandes celebraciones en las que se comía un rico pastel, en forma de rosca, conocido como “Gâteau du Roi” que escondía en su interior un haba, emulando la antigua tradición romana.

En España, fue el rey Felipe V quien introdujo este dulce que, muy pronto, se convirtió en una de las costumbres más populares. Aquel roscón carecía de simbología, llegaba a España sin el haba que fue sustituida por una moneda (un doblón de oro), pero igualmente solía cubrirse de frutas caramelizadas y se comía en la fiesta de la Epifanía (6 de enero).

Actualmente, el día 6 de enero, muchas pastelerías del país elaboran este tradicional dulce y no resulta extraño ver colas de gente esperando para comprarlo. Cada maestro pastelero tiene su receta secreta y su forma de elaborarlo, aunque los ingredientes básicos siguen siendo los mismos.

Ahora, la moneda ha sido sustituida por una figurita u otro tipo de objetos de lo más diverso y, en muchos casos, ni siquiera aparece el haba. Pero, igualmente, sigue siendo una tradición muy arraigada en Españay poder degustarlo el día de Reyes, bien en el desayuno o en la merienda, sigue haciendo las delicias de grandes y pequeños que buscan entusiasmados la sorpresa que esconde.

4. Como elaborar un roscón casero

4.1. Ingredientes

.. – 500 gramos de harina, a ser posible harina de fuerza
.. – 1 vaso y medio de leche
.. – 3 huevos
.. – 25 gramos de levadura prensada
.. – 100 gramos de mantequilla
.. – 100 gramos de azúcar
.. – 3 cucharaditas de agua de azahar
.. – Ralladura de naranja y limón
.. – 5 gramos de sal (1 cucharadita)
.. – Almendras fileteadas
.. – Frutas confitadas

4.2. Modo de elaboración

– Para preparar la masa de levadura.
Se calienta ligeramente medio vaso de leche y se deslía en él la levadura, mezclando muy bien. En un bol se ponen unos 100 gramos de harina y se va añadiendo poco a poco la leche con la levadura hasta formar una masa blanda y homogénea. A continuación, se cubre con un paño limpio de cocina y se deja en reposo en un lugar cálido y sin corrientes, hasta que doble su volumen (aproximadamente tardará una hora y media).

Para preparar la masa base
En un bol grande se pone el resto de la harina, previamente tamizada, y se hace un hueco en el centro, a modo de un volcán.

A continuación, se añade el vaso de leche restante, los huevos batidos, el azúcar, la sal, la ralladura de naranja y limón, y el agua de azahar. Se mezclan bien todos los ingredientes hasta conseguir una masa homogénea y después se pasa a una superficie espolvoreada con harina. Se continúa amasando lo suficiente hasta conseguir una masa fina que se estira con ayuda de un rodillo, para un lado y para otro, a la vez que se va añadiendo poco a poco la mantequilla.

Ligar ambas masas y dejar reposar
Una vez bien amasada, se deja reposar. Después de un tiempo, se vuelve a amasar un buen rato, se estira de nuevo la masa y se incorpora la primera masa que estaba reposando y ya habrá levantado. Se amasa todo junto enérgicamente una vez más, para que estén bien ligadas, y conseguir así una masa fina y elástica. Seguidamente, la masa final se coloca en un recipiente y se deja en reposo en un sitio templado, protegida por un paño unas cuatro horas, hasta que llegue a doblar su tamaño.

Dar forma y hornear
Transcurrido este tiempo, se da forma al roscón. Se unta la bandeja del horno con mantequilla y se coloca encima el roscón y se deja reposar un poco más. Mientras tanto, se precalienta el horno a 200ºC, empleando solamente las resistencias de abajo. Se bate un huevo y con ayuda de una brocha se pinta toda la superficie del roscón. Se espolvorea con abundante azúcar y se adorna con frutas confitadas, que se incrustan bien en la masa, y almendras fileteadas. Finalmente, se baja la temperatura del horno hasta los 180ºC, se coloca la bandeja con el roscón a media altura del mismo, y se deja hornear durante unos 40 minutos, hasta que esté dorado por fuera y cocinado en su interior. Es importante no abrir el horno hasta que esté hecho porque si no bajaría la masa.

– Rellenar
Si se quiere rellenar, una vez frío, se parte con cuidado por la mitad y se pone nata, chocolate, crema pastelera, cabello de ángel, etc. No debemos olvidar introducir aquí las sorpresas.

5. Algunos consejos

Lo ideal es emplear harina de fuerza. Las harinas de fuerza provienen de granos de trigo pequeño, de secano, de grano duro. Se caracterizan por ser muy ricas en gluten y contener muchas proteínas. No se suelen encontrar en los supermercados, aunque sí se puede comprar en panaderías.

Si se tiene harina en casa y no se sabe de qué tipo es, la forma de saberlo esapretarla entre las manos. Si nada más soltarla se desmorona, es de fuerza; si durante unos instantes se mantiene compacta, es floja.

Usa levadura prensada. Para este tipo de dulce debe emplearse levadura prensada, nada de levadura en polvo que se emplea para la elaboración de otro tipo de bizcochos. La levadura prensada es la que se utiliza comúnmente en panadería y bollería, generalmente viene en bloques y, con ella, se consigue un producto final mucho más uniforme. Puede conseguirse en las panaderías.

Respeta los tiempos de reposo. Es muy importante dejar que la masa repose el tiempo conveniente antes de hornearlas para que el roscón quede esponjoso y en su punto.

Si te interesa, divide la masa. A la hora de dar forma al roscón, se puede fraccionar la masa en dos o tres bolas y hacer dos o tres roscones más pequeños. De esta manera, se podrían probar distintos rellenos: uno relleno con nata, otro con chocolate, otro con crema pastelera, etc. de acuerdo al gusto de los comensales.

 

Dra. Dª. Ana Haro García
Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos
Universidad de Granada
Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

Un comentario sobre “Roscón de Reyes ¿De dónde viene esa tradición?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies