Cómo lograr el respeto de nuestros hijos

IMG_0030A medida que los niños van creciendo, la necesidad de enseñarles una serie de pautas, se va volviendo cada vez más indispensable. Normas relativas a la convivencia, el comportamiento, la higiene o la alimentación son fundamentales para que tu hijo aprenda a diferenciar lo que está bien de lo que está mal.

Sin embargo, como suele ocurrir con todo, la teoría es muy fácil, pero en la práctica la cosa se complica, ya que muchas veces los niños se oponen a esas normas que los padres quieren establecer. 
Que el peque se niegue a hacer lo que le están pidiendo o que haga justo lo contrario, son situaciones que, para desgracia de los papás, suelen darse bastante a menudo.

¿Qué puedo hacer para que me obedezca a la primera?
Es posible que en más de una ocasión pasen por tu cabeza preguntas de este tipo, así que vamos a ver si podemos dar respuestas con algunos consejos.

• Hacer peticiones acordes a su edad: debemos asegurarnos de que el niño es capaz de hacer lo que le pedimos, si no, debemos ayudarle a llevar a cabo nuestra petición.

• Felicitarle cuando hace las cosas bien: suele ocurrir que les digamos las cosas que hacen mal, y no las que hacen bien, dejando que estas últimas pasen desapercibidas. Estar más atentos a su mal comportamiento puede fomentarlo, ya que el niño siente que de esta manera llama más la atención.

• No darle varias instrucciones a la vez, sino mandarle una cosa cuando haya terminado lo anterior. Es importante evitar frases como “Lávate los dientes, ponte el pijama y vete a la cama”, ya que pueden provocar el rechazo por parte del niño.

• Hablarle de forma agradable: tenemos que evitar dar las órdenes gritando o enfadados y por el contrario, hacerlo en un tono amistoso.

• Explicarle por qué le pedimos algo: que tu hijo comprenda el fin de tu petición ayudará a que la lleve a cabo sin poner impedimentos. Por ejemplo, cuando le pides que se lave los dientes, explícale la importancia de la higiene bucal.

• Evitar las órdenes a distancia: no hay que mandarle las cosas cuando nuestro hijo está en otra habitación, pues el contacto visual favorece que los niños obedezcan.

• Refuerzo positivo: éste es uno de los métodos más recomendados por los psicopedagogos. Se trata de ofrecerle algo a cambio, como por ejemplo “Si te lo comes todo, después iremos a jugar al parque”. Es preferible ofrecerles una recompensa afectiva que material. Y recordad, que sólo le daremos ésta después de que haya realizado lo que le hemos pedido, y no antes.

Fuente: Escuela Para Padres en facebook

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies