Niños desobedientes:6 estrategias para manejar a niños desobedientes

Niños desobedientes: Se calcula que entre el 12 y el 15 % de los niños, presentan problemas graves de desobediencia. Estas conductas generan inconvenientes en el desarrollo del niño, al tiempo que originan problemas en el seno del hogar y del colegio.

Por ende, es necesario aprender a manejar a niños desobedientes. Ante que nada, es necesario, por supuesto, identificar los problemas de desobediencia que, usualmente, aparecen entre los dos y los tres años de edad del pequeño.

Cómo manejar el “Trastorno Negativista Desafiante” o desobediencia

Antes de cualquier consideración, digamos que la desobediencia dificulta el proceso educativo, tanto por parte de los padres, como de los maestros del colegio. Sin embargo, sí es posible manejar a niños desobedientes. Veamos algunas estrategias.

  1. Es necesario establecer normas y límites que frenen la desobediencia: así, se establecen las barreras entre lo que se debe hacer y lo que no. Eso sí, las normas deben ser claras y, además, razonables, al tiempo que se deben adaptar a la edad del niño y a sus específicas características.

Es conveniente, además, explicarle al pequeño las razones de cada una de las normas y los motivos por los cuales lo beneficiarán.

Las órdenes no deben ser agobiantes, en el sentido de que no es bienvenido el hecho de atiborrarlo con varias instrucciones simultáneas.

  1. Premiar los buenos comportamientos: el refuerzo positivo es muy importante, de cara a que el niño repita las actitudes que se pretenden, sin llegar al extremo de regalarle algo, siempre que haga algo bien.

Mejor será recompensarlo con palabras de agradecimiento, de satisfacción y una manifestación de cariño (un beso o un abrazo).

  1. El pequeño aprende a obedecer mediante rutinas: para corregir a un pequeño desobediente, es preciso mantener un horario y un ritmo de vida estable.

Primero identificar para, luego, manejar a niños desobedientes

  1. Debemos saber identificar al niño desobediente: los expertos en el tema de la desobediencia precisan que, a partir de los dos o tres años, es posible identificar las primeras conductas.

También, es necesario tener en cuenta que los niños son, doblemente, más desobedientes que las niñas, al tiempo que los patrones más usuales son la continua desobediencia y la hostilidad ante la figura (padres y/o profesores) de la autoridad.

  1. Debemos motivar al niño desobediente o, lo que es lo mismo, estimular su motivación, reforzando los factores positivos e ignorando (o castigando moderadamente) los negativos.
  2. Es crucial no enfadarse, ni perder el control: por más que se trate de un desafío complejo, podremos acudir a una técnica específica que consiste en colocarse a la altura del pequeño, con vistas a que haya un contacto visual directo.

De esta manera, aprenderemos a hablar con el pequeño, para decirle que no es correcto lo que está haciendo o dejando de hacer.

En conclusión, digamos que sí es posible manejar a niños desobedientes, teniendo en cuenta, eso sí, que el primer paso es identificar los síntomas de la conducta y, además, que no nos debemos enfadar o perder el control, porque estaríamos retrocediendo en el proceso de corregirlo.

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies