El niño Terco. Consejos para mejorar esta situación

Se considera que un niño terco cuando no responde a las peticiones, sugerencias u órdenes de sus padres.

Con frecuencia estos niños sólo manifiestan de manera visible un problema que los angustia o aqueja y que no pueden resolver utilizando métodos tradicionales dado que se trata de un problema que inquieta a la mayoría de los niños entre 2 y 4 años. De hecho muchos psicólogos llaman a esta etapa “la pequeña adolescencia” pues el vocabulario del niño se llena de “no”, “no quiero”, o “yo no”.

Durante este periodo es importante señalar que el niño es muy egocéntrico y tiene una forma de actuar bastante egoísta. Ocurre que el niño ha descubierto su “yo” y está comenzando a  formarlo y a diferenciarse respecto de su entorno.

El niño terco en esta edad, puede presentar a menudo comportamientos de enojo, capricho oponiéndose a todo lo que se le ofrece. Sin embargo es importante que, como adultos entendamos que esto sólo refleja la formación de su personalidad.

¿Consejos para mejorar la actitud de un niño terco?

 

Paciencia, paciencia y más paciencia…

Parece ser que una de las alternativas propuestas por los profesionales es llenarse de paciencia. Comprender que el niño está construyendo su propia personalidad y que para él es imprescindible la elaboración de los límites pues esto lo diferencia del resto.

La comprensión es fundamental

Comprender también que esta etapa es transitoria y que, antes de reaccionar de forma abrupta lo mejor es respirar y volver a la calma.

 

¡Límites sí!

Es importante establecer límites aunque sin autoritarismo. Marcar aquello que el niño puede hacer y aquello que no puede hacer resulta ser fundamental para no pasar el límite y comenzar a criar niños con falta de límites o de autoridad. Hay que tener especial cuidado en este aspecto: poner límites pero no “a todo” lo que hace el niño, pues podríamos estar coartando su imaginación y su sentido de la libertad en formación.

Por eso es importante establecer límites con sutileza y no con la agresión física. Más bien es recomendable el empleo de palabras que ellos comprendan.

No ponerse a la altura del niño

Respetar la terquedad pero no aceptarla como algo constante. También es muy importante no reaccionar de igual forma. Si el niño es terco, como padres no debemos reaccionar de igual manera.

Jamás utilizar la fuerza física

En estos casos nunca es aconsejable emplear una acción brusca con el niño pues sólo conseguiremos que su terquedad avance más. Tampoco hay que perder de vista que estos niños están en la edad de probar los límites adultos.

El empleo de una actividad recreativa para canalizar la construcción del “yo”

También se puede utilizar esa terquedad (en esta etapa de formación de la personalidad) como una manifestación de la vida interna del niño. Por eso es recomendable que comiencen a realizar cualquier actividad que les permita expresarse (mediante el canto, el dibujo, la pintura o los juegos, etc) así podremos encauzar la angustia que tiene el niño tras la necesidad de poner límites al exterior.

© 2016 Escuela de padres para Escuela en la nube

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies