La empatía en los niños. 3 Juegos para desarrollar la empatía

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr
Ayudar a los niños a desarrollar la empatía, es una de las formas de construir en ellos un futuro prometedor y esperanzador, puesto que es uno de los sentimientos más agradables y bellos que una persona puede tener. 

3 Juegos para desarrollar la empatía

  • Dígalo con mímica

Materiales: ninguno

Dinámica del juego. Se divide a los niños en parejas. Preferentemente que no se conozcan demasiado  bien o que no tengan un lazo muy estrecho.

Luego se le da una consigna a uno de los dos niños. Esta consigna será una emoción que ese niño debe de hacer con mímica frente al salón pero sin emitir sonido.

 

Una vez que la emoción fue adivinada, se le dará otra consigna: reconocer una emoción en una situación determinada. Por ejemplo una consigna puede ser: “tienes que llevar a tu perro a la veterinaria porque está terriblemente enfermo y tú temes por su vida”.

 

El niño que se encuentra en frente del salón debe realizar toda la mímica sin emitir una sola palabra, sí son posibles las onomatopeyas. También puede ser necesario (dada la consigna) que intervengan otros niños en la actuación.

 

El niño que debe adivinar la escena, tiene que reconocer el tipo de emoción que atraviesa toda la actuación, sin importar el tiempo que esto demande.

 

  • El termómetro de las emociones

Materiales: Una regadera.

Dinámica del juego. Vamos a simular que cada niño es una flor (niño-flor) a la que se le pedirá (anteriormente) que exprese una sensación: tristeza, enojo, ira, amor, etc.

Luego, se le da al niño protagonista una regadera, la cual deberá utilizar en caso que no comprenda la emoción que su compañero está expresando.

De esta forma la regadera se convierte en un termómetro para medir si los niños están siendo claros al expresar sus emociones o no. Cuanto menos se exprese el niño-flor, más se utilizará la regadera. En tal caso hay que hacer hincapié en que, el exceso de agua (regadera vacía sobre los niños-flores), puede arruinar las flores por la abundancia de agua y la posterior muerte de la planta.

El protagonista irá regando (más o menos) a medida que descubra al menos 3 emociones correctas en sus compañeros. En este caso podrá pasar el lugar protagónico a otro niño que él mismo escoja.

 

  • El ovillo positivo

Materiales: un ovillo de lana

Dinámica del juego. Todos los niños se deben sentar en un gran círculo. Luego, el docente toma el ovillo y lo lanza hacia un niño determinado sin soltar la punta del ovillo. El docente debe decir algo positivo del niño que recibió el ovillo. Luego ese mismo niño, tomará una parte del hilo y lanzará el ovillo (sin soltar el hilo) hacia otro niño sobre el que tendrá que decir algo positivo también.

El juego para desarrollar la empatía finaliza cuando todos hayan participado al menos una vez, emitido un juicio positivo de alguno de los niños y el ovillo se termine, dejando una tela de araña de lana entre todos los participantes.

 

Antes de finalizar el juego, el docente debe hacer énfasis en que “todos los niños (y el docente también) están conectados ahora no sólo por el ovillo de lana, sino porque todos han dicho algo bonito de otro niño y eso los hace formar parte de un lazo de amistad y de compañerismo muy fuerte”.

 

3 Juegos para desarrollar la empatía. Juegos educativos. Escuela en la nube

 

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR