Escuela de padres: Padres desorientados ante el pasotismo de sus hijos

Varios psicólogos nos explican cómo orientarnos ante esta actitud típica de la adolescencia

Muchos padres se desesperan al ver a su hijo adolescente tirado delante de la televión, horas y horas jugando a la play, semanas sin cambiar de ropa, con el pelo enredado, todos sus enseres desperdigados por doquier, sin pegar chapa, sin ayudar en casa… ¿Cómo orientarse ante este «problema»? El psicólogo, pedagogo y escritor Bernabé Tierno situa esta etapa en la adolescencia. «Los chavales están viviendo un momento en el que el paso a la vida adulta les tiene muy ocupados. Yo les diría a los padres que no se agobien si su hijo no habla tanto como antes y se le ve más apagado. Es completamente normal». Lo que este experto aconseja es tener paciencia, pero sin agobiarle. «Durante un tiempo los padres dejamos de ser importantes para ellos, porque necesitan formar su identidad. Ten paciencia y demuéstrale que tú estarás siempre ahí para ayudarle».

Los expertos aconsejan tener paciencia, pero sin agobiar al joven

Ahora bien, matiza Tierno, eso no significa que dejarle hacer cualquier cosa o que dé miedo pedirle algo. «Es importante que el proceso educativo continúe y que tu hijo se siga responsabilizando de aquello que tiene que hacer, y aprenda que en la vida tendrá que esforzarse para conseguir lo que quiere. Está bien que le dejéis descansar y que vea la tele, siempre que haya dedicado tiempo a otras actividades. Tampoco permitáis que entre en ese pasotismo del “no me apetece y por lo tanto no hago nada”». Esto significaría, concluye, «educarle en la ley del mínimo esfuerzo».

Los motivos ocultos

Muchos padres se quejan del pasotismo de sus hijos sin darse cuenta de que en muchos casos —prosigue Tierno—, han sido ellos mismos los que han contribuido al fortalecimiento de esta actitud. «No podemos permitir que nuestros hijos sean pasotas y que, al mismo tiempo, nos exijan a nosotros todo aquello que ellos no hacen», advierte. «Tampoco somos los únicos responsables de la dejadez de muchos jóvenes que esperan que se les dé todo hecho. Los valores de la sociedad invitan al consumismo y al placer inmediato, olvidando que debemos responsabilizarnos de nuestras vidas y que, para ello, es esencial el esfuerzo», matiza. En otras ocasiones, determina este psicólogo, un comportamiento pasota oculta una sintomatología depresiva. «No es fácil detectar la depresión en niños y adolescentes, porque no pueden verbalizar exáctamente qué es lo que les pasa. Si tu hijo se encuentra desganado y es difícil motivarle para que se mueva, lo más aconsejable es que consultes personalmente con un profesional para llegar a las causas del problema y encontrar una solución eficaz».

En ocasiones el pasotismo se confunde con los síntomas de la depresión

Para la psicóloga Marina Martín-Artajo, una buena forma es mirarlo desde varios ángulos.«Unas veces el pasotismo nos va a pedir intervención y exigencia y otras, sosiego, cariño y cuidados». Como esta especialista explica, el pasotismo se puede confundir, o es hermano de la anergia (nivel basal de energía bajo biológicamente), de la abulia (falta total de motivación, desinterés, infra-exigencia, funcionamiento desde el principio del placer únicamente), de un estado de ánimo deprimido (desilusión, desesperanza), de fatiga fisiológica (sobre-esfuerzos físicos y mentales: salidas nocturnas, empolladas ante los exámenes, sesiones interminables de gimnasio y compras) o puede ser una forma de agresión silenciosa e insidiosa, una forma de rebeldía encubierta por falta de otros recursos para canalizarla de forma más constructiva. ¿Como podemos ayudar? «Pues integrando el palo (exigiéndoles y retirando privilegios) y la zanahoria (empujándolos o motivándolos), premiando y poniendo límites al 50% para equilibrar mejor la educación», asegura esta especialista.

CARLOTA FOMINAY

Fuente: www.abc.es

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR