Cómo enseñar a un niño a lavarse las manos

Uno de los hábitos de comportamiento básico que sin duda debe aprender un niño es lavarse las manos. A menudo esto se aprende por imitación (casi en la mayoría de los casos) así que, en este punto debemos ser un ejemplo para los niños. Sin embargo existen otras ayudas para enseñar a los niños a crear el hábito de lavarse las manos.

La importancia de lavarse las manos

Lavarse las manos es un modo de prevenir enfermedades dado que ellos tocan los objetos y luego se llevan la mano a la boca, ojos o nariz, contagiándose y transmitiendo enfermedades.

La importancia de lavarse las manos después de:

  • Estornudar
  • Tocar a una mascota
  • Llegar de la calle
  • Jugar con sus juguetes

También se debe lavar las manos antes de:

  • Ir a dormir
  • Cenar o almorzar
  • Tocar cualquier alimento

¿Cómo lavarse las manos?

Enseñar a un niño a lavarse las manos es un hábito de comportamiento que ellos deben incorporar poco a poco. Lo mejor es, en un principio, dejar que ellos miren como los adultos nos lavamos las manos.

Enseñar a un niño a lavarse las manos

Lo ideal es que el adulto se lave las manos al mismo momento (o antes) de que el niño empiece a lavarse las manos.

Pasos para enseñar cómo lavarse las manos:

  1. Coloca ambas manos debajo del grifo con agua tibia (evalúa tú la temperatura ideal para el niño). 
  2. Luego el niño debe tomar el jabón (o jabón líquido) y pasar el mismo sobre la palma de ambas manos. 
  3. Es importante también que la palma de una de las manos lave el dorso de la otra mano. Luego de 15 segundos, se puede enjuagar ambas manos. 

Esto no solo beneficia la higiene del niño, sino que también favorece  el control del movimiento de las manos y la conciencia corporal.

Crear hábito de lavarse las manos

Para poder crear el hábito de lavarse las manos podemos:

  • Utilizar una canción. Inventar una canción o bien utilizar una ya inventada que sea referida a la higiene infantil de lavarse las manos, suele ser un hábito que los niños incorpora rápidamente por ser el sentido del oído aquel que más rápidamente se convierte en un hábito.
  • Explicarle sobre los riesgos. Si bien es cierto que en la mayoría de los casos, los niños no corren peligros mortales por no lavarse las manos, en otros casos existen bacterias que sí lo son y que, si ellos no incorporan este hábito, no sólo pueden dañarse ellos mismos sino también dañar a otros (cuando un niño toca una herida de otro niño a modo de juego pero nunca se lavó las manos y contribuye a aumentar la infección de este).
  • Establece rutinas. Antes de sentarse a la mesa para cenar o almorzar, pregúntale al niño si “ya se ha lavado las manos”. En caso que él no lo haya hecho, entonces procede a ir juntos a lavarse las manos.

El hábito se crea con el cariño, la dedicación y la constancia de los padres.

 

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies