Empatía en la adolescencia 4 motivos por los que se debe promover

Antes que nada, es necesario que tengamos una noción clara y precisa de lo que es la empatía para, luego, hablar de la empatía en la adolescencia. No pretendemos plasmar aburridas definiciones, pero es corta y, además, necesaria.

Por “empatía” se entiende la capacidad que tiene una persona específica, para ponerse en el lugar del otro y, de paso, compartir sus sentimientos.

Nociones básicas sobre la empatía durante la adolescencia

La empatía se empieza a desarrollar durante la infancia. Por tal motivo, es muy importante establecer una cerrada y fluida comunicación de tipo afectiva entre padres e hijos, desde las edades más tempranas del niño.

Los padres, como es lógico, son los primeros maestros de sus hijos, en lo que respecta a enseñarles a expresar sus sentimientos y a descubrir/comprender los sentimientos de los demás. Veamos, entonces, algunos motivos por los que es necesario ayudarles  a desarrollar la empatía en la adolescencia.

  1. Las personas que gozan de una inteligencia social importante, hacen que los demás se sientan bien ante su presencia, por cuanto emiten sensaciones que generan aprecio y respeto entre los demás, mediante la comunicación verbal y, también, la no verbal.

Además, disponen de esa singular capacidad de transmitir emociones positivas, lo que los hace de lo más aptos para servir como mediadores en los conflictos, para llegar a acuerdos satisfactorios para todas las partes y, también, para obtener la colaboración de los demás.

Ahora, esa inteligencia social se puede ir desarrollando a lo largo de la vida pero, si pasamos de la adolescencia sin hacerlo, más tarde será bastante complejo.

La inteligencia social, además, es muy importante cuando estamos compartiendo, informalmente, con los amigos y, por sobre todas las cosas, en la futura vida laboral del adolescente.

  1. La empatía es fundamental para el desarrollo de la personalidad durante la adolescencia: una persona, más concretamente, un adolescente que se sienta aislado porque considera (así sea erróneamente) que no les agrada a los demás, tendrá un pobre desarrollo de su personalidad.

El ser humano es un ser, eminentemente, social e interactivo. El aislamiento, por tanto, trae consecuencias no muy prometedoras para desarrollar todas esas características que hacen parte de lo que se denomina “personalidad”.

Otros motivos para promover la empatía en la adolescencia

  1. La capacidad de responder: la capacidad para dar respuesta a los demás, teniendo presentes el factor cognitivo y, también, el afectivo, es demasiado importante porque, de lo contrario, no seremos más (ni seremos menos) que entes aislados del entorno social, del que tanto necesitamos para desarrollarnos como seres humanos íntegros e integrales.
  2. Conductas sociales positivas: varios estudios han demostrado que niños y niñas, adolescentes varones y chicas adolescentes, con un alto nivel de empatía, presentan muchas y variadas conductas sociales positivas, como es el caso de la consideración por los demás, el autocontrol, la capacidad de liderazgo y la asertividad.

Así las cosas, por todo lo que acabamos de mencionar durante la presente publicación, incitar a los chicos a desarrollar la empatía en la adolescencia, les hará personas muchísimo más útiles e integradas a la sociedad.

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies