¿Cuándo debe dejar de chuparse el dedo?

Llega un momento en el que todo padre debe hacerse esta pregunta ¿hasta cuando nuestro hijo debe chuparse el dedo? Y la respuesta es bastante sencilla: debemos dejar que nuestro hijo se chupe el dedo hasta la aparición de la dentición definitiva, es decir, a hasta los 6 o 7 años.

Recordemos que el hábito de chuparse el dedo, así como también de utilizar chupete, es un hábito que los niños adquieren de muy pequeños (incluso se chupan el dedo antes de nacer) como una forma de autosatisfacción. En otras palabras esto les produce placer.

La consecuencia de prolongar la etapa de chuparse el dedo en los niños produce que su dentición definitiva sea desalineada, por lo que le garantiza al niño una posterior necesidad de utilizar aparatos de ortodoncia para alinearlos en el futuro. De hecho hay algunos expertos que afirman que es conveniente quitar este hábito a partir de los 4 o 5 años.

 

Pero ¿cuáles pueden ser las consecuencias de  dejar que nuestros hijos se chupen el dedo a los 6 o 7 años? Las consecuencias pueden ser variadas y es importante detallarlas:

 

  • Problemas de dentición desalineada, esto ya lo hemos hablado con anterioridad y, en tal caso, implica una cuestión asociada con lo estético. Aunque como veremos a continuación esto no sólo se limita a una valoración estética del asunto.

 

  • Problemas fonéticos o de pronunciación. Con una dentición desalineada, el niño puede comenzar a pronunciar erróneamente las palabras, lo que puede desencadenar en una complicación no sólo fonética sino social por la pronunciación errónea de las palabras.

 

  • Alteraciones en los dedos. La constante necesidad de chuparse el dedo puede provocar que las uñas crezcan de forma irregular o incluso se encarnen, deformando así los propios dedos.

 

  • Posibles trastornos emocionales. La corriente psicoanalítica sostiene que existe una etapa (denominada etapa oral) donde el niño tiene como zona erógena a su boca. Es decir, el niño siente placer por todo lo que se lleva a la boca. Dicha etapa, según Freud se ubica como la primera de varias etapas por las que atravesará el niño antes de los 5 años. Por tanto, si vemos que nuestro hijo no deja de chuparse el dedo y tiene cerca de 6 años, es conveniente que cortemos con este comportamiento para que, (entre otras cosas) psíquicamente él pueda completar con las etapas de las que habla Freud.

 

¿Cómo ayudar a que nuestros hijos dejen de chuparse el dedo?

En primer lugar debemos detectar cuál o cuáles son las causas de tal actitud. Esto lo debemos hacer teniendo en cuenta lo antes dicho.

A continuación es importante que no reprendamos al niño en público para que él no se sienta discriminado por dicha actitud.

 

Trucos para que nuestros hijos dejen de chuparse los dedos

  1. Puedes colocar un apósito en el dedo gordo de tu hijo para que éste no se lo chupe.
  2. También pueden bañar el dedo en un poco de vinagre blanco. 
  3. Por último sugerimos pintar de un esmalte transparente (y de sabor amargo) las uñas de tu hijo para que, al secar dicho esmalte y tener contacto de las uñas en su boca, él sienta dicho sabor y automáticamente esto le producirá rechazo. 

 

 

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Angel Fuentes

20 años dedicado a la educación infantil. Escribo un blog con recursos para los niños y niñas, padres y docentes. Para facilitar su difícil tarea educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR